Cambiar de hábitos

En estos días de pandemia donde todo mundo busca salir vivos de esta, bueno sería cambiar de costumbres, cambiar de hábitos. Si algo nos ha enseñado estos tiempos es que cuando la tierra se mueve no te puedes quedar quieto, ni tampoco moverte como lo hacías, tienes que cambiar formas, usos y costumbres… sino la tierra te traga.

El miedo a morir siempre obliga a la persona a dar lo mejor de sí o a dar lo peor de sí, también aplica para el poder, cuando el Gobierno tienen miedo, el miedo lo paraliza y lo  obliga a ser cosas impensables.

Si en estos momentos el covid19 uno de los órganos que más afecta son los pulmones, la gente no ha dejado de fumar, no he visto que descienda el consumo de cigarros y sobre todo en personas de edad avanzada que no pueden dejar el vicio.

Así mismo, los gobiernos, cuando carecen de formación social o política todo se lo dejan a la imagen, es ahí en el “Que Dirán” donde radican sus esfuerzos, aunque ande ante la pandemia  no les importe la vida o la muerte, lo único que importa es que la gente diga que el gobernante “es buena gente” aunque la verdad sea totalmente distinta.

Ya es Julio y “El Quédate en Casa” ya se volvió obsoleto, por lo menos en Culiacán y Susana Distancia ya se le habla de usted, sin entender que en eso nos puede ir la vida y es que el ejemplo no nos lo pusieron y apenas ayer el Presidente se puso cubre bocas y eso por que iba a Estados Unidos.

Tanto ciudadanía como Gobiernos debemos cambiar de hábitos, la ciudadanía debemos aprender a cuidarnos más y a entender que debemos cuidar lo que tenemos: nuestra salud y nuestra familia,  el gobierno debería  preocuparse más por la cantidad de contagios, por la cantidad de lugares donde se arremolina la gente, ya que estamos en días en que contagios y muertes se pueden volver aún más en cantidades enormes.

Ya estamos a mitad del 2020 y tenemos tres meses y medio de cuarentena y las costumbres han cambiado, en tiendas te exigen cubre bocas aparte del dinero para poder venderte y para entrar a un restaurante hay más filtros que en migración, el miedo obliga a cambiar.

Vamos a llegar a diciembre hartos, cansados y molestos y recibiremos al 2021 y, todo depende del gobierno y su manejo de la pandemia para que no lleguemos a la cena de navidad con cubre bocas.

Tenemos que cambiar de hábitos, eso incluirá a que el próximo año cambiemos en la forma de votar, ya no fijarnos si los candidat@s son buena onda o si sonríen, hay que fijarnos si son buenos hij@s, si son buen@s espos@s, si son personas de bien, pero sobre todo si son capaces para enfrentar situaciones difíciles o por que no decirlo pandemias.

¿Pondrían en riesgo la vida de los demás? ¿Qué valdría más la vida o el dinero? ¿Les daría mayores beneficios a la comunidad médica?

Eso si estoy seguro no votaremos a candidat@s frívol@s y si lo hacemos si resultan electos no podrían avanzar en gobernabilidad, la sociedad y los gobiernos van a quedar fracturados después de esta pandemia, las muertes y el dolor no permitirán gobernar a quien frívolamente vea a sus ciudadanos como cosas.

Lo que venga para Sinaloa debe ser mejor. Nos lo merecemos. Por lo pronto tenemos que salir vivos de esta pandemia y ver mejores amaneceres…

Comentarios

pulvinar Donec Aenean commodo suscipit libero. venenatis, Nullam leo.