Bájenle jovencitos II

El día de ayer, mi compañero en estos micrófonos y compañero de espacio de columna, el columnista Enrique Gutiérrez escribió una columna llamada “Bájenle jovencitos” donde hablaba o así entendí del ejemplo de un joven guasavense, militante de izquierda que había dado su vida por el movimiento democrático de 1988.

Don Enrique enmarcaba que hoy los jóvenes y los no tan jóvenes que ahora están militando en la 4T, creen que la lucha por la democracia se dio hasta hoy y explicaba que fue el fruto de mucha gente como aquel joven guasavense idealista que fue fructificando y dando paso a nuevas expresiones políticas mas aparte el cauce del hartazgo lo que desencadenó la expresión popular que dio vida a la Cuarta Transformación.

En Sinaloa si hay jóvenes de izquierda, que saben de la historia política del país, pero hay muchos que nomas se subieron a la moda y creo que para ellos iba el justo reclamo de Don Enrique.

El cauce de la democracia se hizo sobre el lomo de millones de obreros que a través de los años fueron abriendo el dique del autoritarismo, el problema es que el rumbo del conducto siempre nos lleva a las viejas prácticas: el control unilateral del poder y es que México no está diseñado de otra forma: el masivo voto popular restauró legítimamente a la presidencia toda poderosa.

Carlos Fuentes, en una de sus últimas entrevistas se la dio a Carmen Aristegui, ahí, el escritor habló del futuro del país y explicó que los nuevos caudillos estaban en las calles, no en los partidos, ni en las oficinas, el nuevo calles, el próximo cárdenas están en esos jóvenes de causas y de ideales.

El joven que abandere un ideal justo es quien podrá dirigir este país o quien desestabilice al poder establecido. Esa eran las sentencias del viejo escritor.

Hace unos días fue furor en twitter como empresas están contratando a gente mayor en vez de a jóvenes y todo esto es por el sentido de compromiso de esa generación ante la liquidez de los milenials.

Además la empresa que hace el pan “con el cariño de siempre” ofertó más de 2 mil plazas para el programa de jóvenes, la sorpresa fue mayúscula por que solamente se han ocupado 400 plazas y ese no es un problema en el diseño del programa es un problema de la generación actual, su falta de sentido de pertenencia a algo, la falta de un compromiso a mejorar su entorno, su espacio.

¿Por qué la falta de compromiso de esta generación de jóvenes?

Sigo creyendo en lo que dijo Don Carlos Fuentes el próximo caudillo va a salir de entre las calles pero será esa generación que se comprometa a mejorar al país, no esa generación que está echada esperando la próxima aplicación a que le resuelva la vida, eso sí, como en todo en toda generación hay excepciones y esos garbanzos de a libra van a ser los que tendrán que sacar la casta por lo que hasta ahora se ve un “limbo generacional”.

Antes se creía que las ideas de los millennials mejorarían al mundo, esperemos que esas ideas lleguen y me sumo a lo que dijo Don Enrique “Bájenle jovencitos” pero no nomás a los de la 4T, sino a los jovencitos del resto de los partidos, de la academia, de las empresas, de las artes, de todas las ramas ¡bájenle! Y demuestrenos por que ustedes si pueden darle valor al mundo…

Empiecen dándole valor al mundo… dándole valor a su comunidad, a su espacio, a su entorno.

Decía el profeta Jeremías cuando se extraviaba el rumbo de una civilización:  “Deténganse en los caminos, miren y busquen las rutas antiguas, donde están las sendas correctas y escojan seguir por ellas y, encontrarán descanso para sus almas”…

Tal vez los Millennials tienen que detenerse a mirar las viejas formas y las viejas rutas para poder que encuentren sus propias sendas y así puedan hallar su identidad y taparnos la boca que como generación si pudieron aportarle algo al mundo.

Aclarando como en todo siempre hay excepciones… pero eso es otra historia.

Comentarios

id Donec ut eget libero odio sem, nunc