Apoyo a jóvenes

Es innegable la relevancia de algunos programas sociales puestos en marcha por el gobierno federal. Entre otros destaco el de apoyo a adultos mayores y personas con algún tipo de discapacidad.

Sin entrar a controversias, creo que es evidente que todos son producto de buena voluntad y de la intención de reducir la brecha de la desigualdad. Sin embargo hay algunos que es necesario evaluar, auditar y en su caso modificar o cancelar. También castigar a quienes los han prostituido.

Están el de “Jóvenes Construyendo el Futuro” y “Sembrando Vida” como los más cuestionados. Su análisis toma mayor relevancia en momentos de la seria crisis financiera que se enfrenta como consecuencia de la emergencia sanitaria.

Sobre el de apoyos a jóvenes mediante la entrega de una beca que les permite acceder a un empleo para capacitarse, se ha mostrado por una parte que malos empresarios se aprestaron a incorporar a muchos muchachos no con el afán de ser solidarios con ellos y con el programa, sino como una cómoda manera de tener mano de obra gratuita.

También que otros bribones dieron de alta a estos jóvenes en sus negocios pero les cobran parte de la beca que reciben del gobierno. Todo eso se tiene que ir depurando.

Se debe analizar qué hacer con estos becarios en los que el gobierno invierte cerca de 50 mil pesos anuales, al terminar su periodo en el que supuestamente se capacitan, si son contratados por la empresa a la que accedieron, si continúan sus estudios o si regresan a como estaban, sin trabajar ni estudiar.

Y algo que es determinante. Ir contra aquellos empresarios o becarios que hicieron mal uso del programa y sancionarlos.

Hay una triste e ineludible realidad en todo esto: si esos muchachos que reciben dinero del gobierno para capacitarse no aprovechan esta oportunidad, que hay que decirlo, nos cuesta a todos los mexicanos, si no hacen nada y tampoco nada los motiva, se les podrá seguir manteniendo con dinero público de por vida, y nunca van a cambiar.

Y es que no es poca cosa lo que cuesta ese programa. 40 mil millones de pesos en 2019 y 25 mil millones de pesos este 2020. Y el tema es mucho más relevante cuando ese dinero bien podría destinarse para a atender el serio problema de salud por el Covid 19, en infraestructura, insumos y medicamentos.

Comentarios