Apesta el asunto de la basura

La empresa “Promotora Ambiental La Laguna”, conocida como PASA, concesionaria del servicio de recolección de basura en el municipio de Guasave, suspendió este martes la prestación de éste en reacción a un millonario adeudo del municipio.

No es la primera vez que esto sucede desde que se firmó el convenio formal entre PASA y gobierno municipal en 2000 y aprobado por el Congreso del Estado en 2001. Tampoco, si se mantiene la relación, será la última.

Con el paso de los años se han venido dando adhesiones al documento oficial original, que han permitido ampliar la prestación hasta lograr una cobertura al 100 porciento de las comunidades del municipio, claro que con un aumento también en el costo del servicio.

El primer contrato, por 15 años, venció en octubre de 2016, en la recta final del gobierno de Armando Leyson Castro, quien había sido el alcalde que lo firmó en su primera incursión como alcalde en 2000, aunque la concesión entró en vigor un año después.

Entonces con la mayoría en cabildo a unos días terminar el gobierno “korysta” se firmó un nuevo contrato con PASA por otros 15 años, que fue echado abajo tras amparo otorgado a los regidores priistas que se opusieron a éste.

Ya con Diana Armenta como alcaldesa, en 2017 se firmó un nuevo contrato entre municipio y PASA, por 5 años, manteniendo la cobertura total pero con un incremento importante en el costo mensual por la prestación del servicio.

Actualmente el municipio de Guasave debe pagar casi 6 millones de pesos mensuales a la empresa concesionaria por el servicio, y la deuda acumulada es superior a los 50 millones de pesos.

En la historia de PASA en el municipio en muchas ocasiones ha suspendido el servicio hasta por meses, con las consecuencias que traen determinaciones de esta naturaleza.
Al principio de la relación la calidad del servicio prestado por la empresa privada fue muy aceptable, pero con el paso del tiempo ésta se ha venido deteriorando, al grado de que son muy recurrentes las quejas de los ciudadanos por el incumplimiento en cuanto a rutas, horarios y frecuencias en el paso de las unidades recolectoras.
Está claro que la autoridad, responsable de la supervisión de la calidad del servicio, ha sido tolerante con la empresa ante el adeudo que mantiene, e incumple la responsabilidad que tiene de hacer que ésta cumpla cabalmente con lo establecido en el contrato.

La empresa está en su derecho de presionar para el pago del dinero que se le debe por el servicio prestado, y el gobierno obligado a buscar la manera de llegar a acuerdos y lograr una reducción del costo.

Lo malo es que los ciudadanos quedamos en medio de una especie de emparedado, sin deberla ni temerla, sufriendo las consecuencias de turbias complicidades entre anteriores gobiernos municipales y la misma empresa, que de haber actuado ambas partes con ética y honestidad jamás debieron presentarse.

Parte del gobierno corrompido, tomando dinero ilegal, y un a empresa irresponsable que en su momento repartió dinero para mantener ese negocio e incrementar sus ganancias.

Y todo este conflicto, que apesta, no tendrá consecuencia alguna para quienes lo generaron, porque no han dejado huellas en el reparto del botín.

Qué lamentable que se haya llegado a una situación tan crítica como la que se vive hoy, sin servicio de recolección de basura y con un adeudo millonario, imposible de cubrir de parte del municipio.

Y todo esto no ha sido producto de la casualidad, ni solo de la incapacidad e irresponsabilidad de las partes, sino de la red de complicidades tendidas por las partes, unos para embolsarse dinero público ilegalmente, y otros para incrementar vorazmente sus ganancias.

Vamos a ver qué hace la presidente municipal Aurelia Leal y su equipo, ante la urgencia de posturas firmes, prudentes, congruentes y honestas, ante un conflicto de tan grave impacto para los guasavenses.

Comentarios

vel, luctus ultricies libero libero id Praesent elit. dictum quis dapibus ipsum