¿Alcaldes desaparecidos en la pandemia?

“No estoy desaparecido, si no me ven, no es que sea invisible, es que traigo cubrebocas”. Así, de forma irónica, fue como respondió el alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, ante las críticas que le hicieron por supuestamente tener una nula presencia, o al menos un perfil muy bajo en la actual pandemia de coronavirus.

Pero Don Jesús negó rotundamente estos dichos y aseguró que son meros ataques en su contra orquestados por el diputado federal del PAN, Carlos Castaños, a quien mejor le recomendó “ponerse a trabajar”. El alcalde subrayó en que no ha parado de realizar recorridos a favor de los culiacanenses, y ha estado saliendo a las calles pero como va bien protegido con lentes, cachucha y cubrebocas, pues la gente no lo reconoce.

Aunque la cosa no se detuvo ahí, y el diputado Castaños le siguió al tema. Celebró que Estrada Ferreiro “por fin haya dado la cara” y le pidió seguir así de ahora en adelante pues los culiacanenses lo necesitan. Será el sereno pero no ha sido la única voz que reclama el bajo perfil del presidente municipal de Culiacán.

Y recordemos que es el único, pues en Ahome andan por las mismas y el líder del PAN en ese municipio, Ariel Aguilar Algandar, la semana pasada aseveró que el alcalde Manuel Guillermo Chapman “ni se ve, ni se oye ni siente”. ¿Están quedando a deber estos presidentes municipales? La sociedad será la que los juzgue…

El titular de la Secretaría de Educación Pública y Cultura, Juan Alfonso Mejía López, por fortuna ya se sumó a la lista de los funcionarios que han vencido al COVID-19. Este domingo, Mejía dio a conocer que le dieron los resultados de una nueva prueba, y dio negativo al nuevo virus.

El funcionario estatal expresó que siempre se sintió bien y siguió con sus actividades a distancia, pero dentro de todo se dijo muy contento por superar una enfermedad que en muchos otros casos se ha tornado grave. Recordemos que en el gabinete estatal, Juan Francisco Vega Meza, de Protección Civil, y Arturo Soto, director de Giras, también han superado satisfactoriamente al coronavirus.

Ahora, el reto hacia adelante para Mejía López es “el cierre escolar y un regreso seguro el próximo ciclo”, según expresó él mismo en redes sociales. En este punto, hay muchas voces que claman un término adelantado para el actual ciclo y las clases virtuales pero la SEPyC ha insistido en que hasta el momento la fecha para finalizar es el 3 de julio. Veremos si modifican esto en los próximos días…

En el Congreso de Sinaloa se armó otra polémica por el esquema de repartición de despensas para personas vulnerables en la actual contingencia. A cada legislador le iba a tocar repartir 500 de estas despensas, pero quien puso un grito en el cielo fue Faustino Hernández Álvarez.

El diputado priista reclamó que para recibir el apoyo, se exigía que las personas entregaran copia de la credencial de elector, y para él eso no es otra cosa que un manejo politizado de la ayuda que quieren dar, por lo que anunció que él no va a participar en la repartición.

La coordinadora de la Junta de Coordinación Política del Congreso, Graciela Domínguez, le contestó a Faustino que para nada se trata de un tema de “politizar”, sino únicamente es un mecanismo para asegurar la transparencia en la entrega de despensas, y no tiene que ser necesariamente copia de la credencial de elector pues puede ser cualquier otra identificación, como una de la escuela. Pero es que si el Legislativo le pide cuentas claras a otros entes, ellos también las tienen que dar, dijo Doña Graciela…

De la CFE nadie se salva y no solo está la cuestión de los altos cobros para usuarios particulares sino también los organismos públicos se las están viendo muy complicadas para saldar sus deudas con esta empresa paraestatal. En específico, en esta situación se encuentran las juntas de agua potable de Angostura y Salvador Alvarado.

A la primera ya le cortaron la luz en las oficinas administrativas y existe el riesgo de que pronto se amplíe el corte a sus plantas, y ahí se armaría la buena porque el servicio de agua potable para la población se vería afectado. La segunda debe 1.6 millones de pesos y todavía no ha habido suspensión de la energía eléctrica pero ya están en la cuerda floja.

Aglaee Montoya en Angostura y Carlo Mario Ortiz en Salvador Alvarado, han de estar sudando frío ante esta complicación, porque en los ayuntamientos les ha bajado el recurso, pero el cobro de CFE sigue igual o incluso ha subido. En medio de todo esto, desde el PRI Sinaloa dicen que la paraestatal debería condonar estos adeudos, pues las juntas de agua ofrecen un servicio indispensable para la ciudadanía. Pero la verdad, nadie cree que eso vaya suceder. Así se las gastan. O peor… Comentarios:lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios