¿A río revuelto?

Culiacán, 30 de marzo 2020. Como sea, a punto de entrar el país en la fase tres de la pandemia, agudizándose los problemas que ya se traían, en lo económico, sobre todo, no son estos tiempos de aprovechar la coyuntura para beneficio político o desplegar la reacción ideológica ante el “enemigo”.

Se puede o no estar de acuerdo con estilos y formas del Presidente Constitucional de México, pero llevar agua a molinos que se sienten afectados aprovechando la circunstancia lamentable, no es responsable, ni se justifica moralmente.

Y eso, echar leña a la hoguera, en un escenario de riesgos, es lo que viene haciendo la privada iniciativa del país, particularmente Gustavo de Hoyos, dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Tal dirigente, mencionado en su círculo empresarial, y por los entendibles epígonos, como aspirante a candidato presidencial en el no tan lejano 2024, un día sí y otro también aprovecha la situación para endosar al nuevo gobierno cuanta desgracia de todo tipo acontece en el país.

Cierto que AMLO, con frecuencia, por una sui generis manera de decir y abordar los asuntos, a más de una clara tendencia a la imposición de sus opiniones, muchas sin la valoración necesaria, abre el campo para que los críticos enfoquen sus baterías sin miramientos.

ALGUNAS CONSECUENCIAS A LA VISTA

Urgido el país de la inversión, tanto extranjera como nacional (mientras se siga jugando con las reglas del sistema) el sector más conservador del empresariado mexicano abona la desconfianza y pone en alerta al especulador capital; baja la “calificación” de los vendedores de estrellitas y el pronóstico nada bueno es.

En tanto, los aumentos a la canasta básica y satisfactores indispensables siguen sin control; el “Consejo Rector de la Tortilla Tradicional Mexicana”, por ejemplo, simplemente informó del disparo en el precio de la tortilla; también sube el huevo, la azúcar, el tomate y un largo etcétera. Abusos que dan cuenta del cinismo de cierta clase comercial.

Dicen que el llevado y traído coronavirus es el villano único, pero la especulación resulta más virulenta, el egoísmo consustancial al capital, la corrupción y la inefectividad del gobierno (que aparece como cómplice) para poner orden.

En plena crisis, se generalizan esos y otros aumentos injustificados que impunemente aplica una clase empresarial irresponsable y leonina. Eso se puede ver sin sombra de duda en tiendas de autoservicio, mercados y establecimientos en general. Casi todo, aun cuando se contaba con reservas adquiridas antes de la pandemia.  

NI TAN ENCERRADO

A la oposición de derecha (¿habrá todavía de izquierda?) además de su profunda inconformidad con el arribo de las huestes de Morena al poder, le motivan aspiraciones que, hasta hoy, no pasan de figuraciones inanes, como la de Gustavo de Hoyos, el citado presidente de la Coparmex, que ambiciona aparecer como candidato a gobernador de Baja California y, si el horno da para bollos, a la presidencia de la República.

Los líderes empresariales arremeten contra el gobierno, además y quizás de manera central, porque no se implementa un “rescate empresarial” tipo Fobaproa, que desde luego no es necesario (ni lo fue, en estricto).

Sus intenciones son claras y, así las cosas, si del interés nacional se trata, lo que se hace necesario es apoyar al gobierno que encabeza AMLO. Acuerdos y desacuerdos, que se den en elecciones, es lo que procede, asumiendo los equívocos y no violentar todavía más la incipiente democracia que transitamos (lo que vale para uno y otro lado).

EN EL TINTERO

-Se ensancha la distancia entre las declaraciones y promesas de los gobiernos y la realidad. En Sinaloa, apoyos, créditos, pago de deudas, siguen en el aire en múltiples casos. Muy mal se están viendo y el pretexto (en eso se está convirtiendo) del coronavirus, se estrecha cada vez más.

-Salen sobrando los pleitos: desde su creación en Sinaloa, tanto el Ismujeres como la Ceaipes (y hay otros organismos de la especie) no han pasado del ornato institucional, para la foto y la ocurrencia del gobierno en turno.

-Al cierre de esta columna me entero de la muerte del Dr. Ambrocio Mojardín Heráldez, muy estimado amigo y un excelente académico en su área. Lamentable pérdida. Van nuestras condolencias para su apreciable familia.

-Esta columna aparece en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); Didáktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com) y Síntesis de prensa, de Héctor Muñoz. (cano.1979@live.com).

Comentarios

lectus risus. odio in id felis pulvinar