A dos años del tsunami 2018

Ayer se cumplieron dos años de la histórica jornada electoral de 2018, cuando Morena logró un contundente triunfo electoral en el país, y en Sinaloa se adjudicó la mayoría de las posiciones en disputa.

Hacia el interior del partido se han escuchado posturas triunfalistas que aseguran van a repetir esa historia en el 2021, y en la oposición las que dan por hecho que van a recuperar todo lo que perdieron. Ambos escenarios son difíciles.

Morena deberá lidiar con el desgaste propio del partido en el poder y con los excesos, desfiguros y arrogancia de muchos de los que montados en la ola de López Obrador ganaron su elección, no por ellos, sino en muchos casos a pesar de ellos.

El PRI y el PAN tienen el gran obstáculo del desprestigio que arrastran, aunque hacen sus intentos para mantenerse como una opción para el electorado. No se puede dar por hecho de que los votos que pierda Morena vayan en automático hacia esos dos partidos. Hay que ver cómo surgen las fuerzas emergentes. 

Lo extraordinario de 2018 es también la participación de AMLO en las boletas y el llamado que éste hizo al voto plano, de aquél “cinco de cinco”.

Así como Morena tuvo ese despegue excepcional hace dos años, puede tener una caída estrepitosa en 2021, más allá de lo que los propios morenistas lo puedan considerar ahora. Y parece que muchos están trabajando para ello.

Eso se ve en los datos que proporcionan las estadísticas de elecciones recientes.

En la primera participación de Morena como partido político en Sinaloa, en las elecciones federales de 2015, alcanzó una votación de sólo 29 mil 691 sufragios, lo que representa el 2.29 % de la votación total emitida.

En las elecciones locales de 2016, Morena obtuvo 39 mil 912 votos para gobernador (3.89 %), 42 mil 466 votos para alcaldes (4.29 %) y 49 mil 541 (4.87 %) para diputados, lo que se puede calificar como un crecimiento mediocre de una elección a otra para un nuevo partido político.

Pero llegó el fenómeno de 2018. Morena con sus aliados PES y PT arrasó. Obtuvo 439 mil 046 votos (34.46%) en la elección para alcaldes, 506 mil 992 votos (39.13%) para la de diputados, y 834 mil votos (64.43%) para Andrés Manuel López Obrador. Sinaloa fue de los estados con mayor porcentaje de votación para AMLO, en el lugar número 7. Además, ganó los siete distritos electorales federales y las dos posiciones en el Senado por mayoría relativa.

Los excesos en que incurrieron unos, que fueron el detonante del crecimiento de Morena, pueden aplicar a la inversa y provocar el derrumbe de los que ayer llegaron, por las mismas causas.

Estas son las estadísticas de hace dos años. Es cierto que hay tsunamis, pero también hay naufragios. Y todos los protagonistas lo saben. O deberían de saberlo.

Comentarios

sit suscipit non efficitur. eleifend Nullam odio amet,