A don Arnoldo

El día de hoy el Congreso de Sinaloa pondrá en letras de oro el nombre de un Sinaloense Ilustre, un hombre que desde la izquierda luchó por la apertura de la democracia, un hombre que supo ser austero y congruente con sus principios, alguien que creyó en si mismo y puso cimientos de libertad en un México donde el control político lo tenían un partido instalado en el gobierno.  Un hombre de izquierda de verdad.

Me refiero a Don Arnoldo Martínez Verdugo, quien fuera Secretario General del Partido Comunista y fuese el único sinaloense que estuvo en la mesa de la reforma política de 1977, del lado de Don Jesús Reyes Heroles, ahí en esa mesa en Gobernación se empezó a fincar las bases de la democracia que hoy tenemos, de ahí salió la ley LOPPE, la Ley de Organizaciones Políticas y Procedimientos Electorales.

Años después, el buró político del Partido de los Pobres, de Lucio Cabañas, procedieron a secuestrar al compañero Arnoldo. Esto debido a que según ellos había un depósito al partido comunista de aquel entonces y era dinero producto del secuestro del entonces Gobernador de Guerrero, Rubén Figueroa.  Los miembros que quedaron de la guerrilla del Profesor Cabañas también secuestraron al Profesor Felix Bautista, como mecanismo de presión para recibir el rescate.

En su libro José Woldenberg, “Política y Delirio y Delito”, narra que él junto con Jorge Alcocer fueron al Banco De México y se les proporcionó un millón de pesos de aquellos que eran a mitad de los 80´s, esto, por órdenes del entonces Presidente Miguel de la Madrid Hurtado, ahí en la bóveda se los entregaron y se fueron en un vochito a seguir al pie de la letra las instrucciones de los secuestradores.

¿Qué tendría que aprenderle un político de estos tiempos a un hombre como Don Arnoldo Martínez?  Primero ser congruente, ser serio en su actividad, enfocarse hacia donde vas, pero sobre todo no dejar de luchar.

Y sobre todo como buen hombre formado en la izquierda: saber leer los escenarios, no irse con la finta de lo que ven a la primera sino saber leer el contexto y la “carga de los escenarios”, que de lo que estás viendo te anticipa y te explica lo que puede pasar, por eso, casi siempre quien se formó en política en la izquierda tiene los análisis más crudos y más precisos.

Quien se forma de verdad en la izquierda, de verdad,  siempre sabe que es lo que está pasando en el entorno político. Los demás ni siquiera se dan cuenta cuando les pasa el tráiler por encima.

Hoy el Congreso de Sinaloa en el aniversario del 100 años del partido comunista mexicano le hará un homenaje a uno de los comunistas que supieron luchar por sus ideales.

Mientras, para no perder el toque, la bancada de MORENA  lleva el  ajusticiamiento o purga a la junta de coordinación política y festejarán las letras de oro de Don Arnoldo entre el jaloneo de ellos mismos por la presidencia de ese órgano en el Congreso Local. Que mejor festejo que mostrar la esencia y así somos los mexicanos. Nos peleamos en las festividades.

La izquierda no pierde el estilo. Aun así es la que mejor sabe leer al país. Lo que sigue es que si la familia lo permite, es qué a Don Arnoldo  se sepulte en la rotonda de los sinaloenses ilustres y se edifique una estatua en la plaza de Mocorito, al lado de Eustaquio Buelna, del Granito de Oro y de Doña Agustina Ramírez.

Honor a quien honor merece. Sinaloa le rinde honor a quien pensó que siendo más libres podríamos ser mejores.

Comentarios

massa eleifend felis facilisis libero. Curabitur