OPINIÓN

Sigue la mafia “calificadora”

Escrito en OPINIÓN el

Culiacán, Sinaloa. Las “calificadoras” internacionales, Standard and Poor’s, Moody’s y Fitch Ratings, las principales, cuyas “evaluaciones” con frecuencia se asumen (sobre todo desde los oficiales medios) como indicadores de necesaria referencia en los asuntos de la banca y las finanzas nacionales, están, simplemente, descalificadas de origen.

La colusión y los conflictos de interés entre esos negocios especulativos y sus clientes (muchos son sus propios accionistas) ha sido denunciada de manera reiterada, de modo que sus “recomendaciones” deberían ser lisa y llanamente ignoradas.

Tanto Standard and poor’s como Moody’s y Fitch, han sido acusadas, y se ha comprobado, de influir interesadamente en la credibilidad financiera de países y empresas.

CORRUPCIÓN Y TURBIEDAD

Se han documentado casos en que determinada nación aparece con baja, o alta, calificación en concordancia con localizados intereses del capital y según el pago, desde luego.

De hecho, a las “calificadoras” de turbia actuación, como se ha evidenciado en muchos casos, hay que mandarlas a volar, lisa y llanamente. Lo otro, es hacerles el juego, o pecar de ingenuidad. 

El capital leonino siempre irá a donde pueda ganar, con tratados o sin ellos, con calificaciones malas o buenas.

EL ABUSO QUE NO PARA

En México, las llamadas “carreteras de cuota”, que son casi todas pues no hay otros caminos en mínimas condiciones de tránsito, constituyen un verdadero atentado al derecho colectivo, sus abusivos cobros son anticonstitucionales y, si algo faltara, están en pésimas condiciones.

El Artículo 11 de nuestra Constitución dice lo siguiente: “Toda persona tiene derecho para entrar en la República, salir de ella, viajar por su territorio y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvo-conducto u otros requisitos semejantes”, sin cobro alguno de por medio.

Pero, entre los argumentos para justificar el abusivo cobro, el gobierno se remite al artículo 31: entre otras, son obligaciones de los mexicanos: “Contribuir para los gastos públicos, así de la Federación, como del Distrito Federal o del Estado y Municipio en que residan, de la manera proporcional y equitativa que dispongan las leyes”.

La cuestión es ¿y los impuestos que pagamos en todo, desde el ingreso hasta un refresco?

ESO TAMBIÉN ES CORRUPCIÓN

La discusión de fondo se rehúye, mientras las empresas constructoras, en el caso de los caminos concesionados, que son muchos, han estado cobrando por años y la deuda con ellos nunca se acaba.

De hecho, en México no se sabe de alguna carretera de cuota, tanto privada como pública, cuyo costo haya sido saldado completamente y, en  consecuencia, pase a ser de libre tránsito gratuito.

Caminos y Puentes Federales de Ingreso (Capufe) dependencia señalada por la crítica como “caja chica” del gobierno (lo mismo se puede decir de las carreteras estatales de cuota) dice que cobra para el mantenimiento de sus mal llamadas “autopistas”, pero el hecho es que, de común, están en pésimas condiciones.

Y a ver hasta cuándo.

EN EL TINTERO

-Dirán lo que sea, apoyados por los medios que controlan, pero la razón principal del desmesurado aumento de precio de los combustibles, a nivel mundial, se explica con un dato: las más grandes compañías petroleras, Exxon, Mobil, Chevron, Shell, TotalEnergies y BP se echaron a la bolsa, de “ganancia”, solo en el segundo trimestre de este año, 50 mil millones de dólares. 

-Crisis energética, Covid, la del mono y lo que caiga, aumentando la pobreza y las inequidades en todo el mundo, y la transnacional española Iberdrola obtiene, nada más en el  primer semestre de este año, las mayores ganancias de su historia: 2 mil 75 millones de euros, 44 mil millones de pesos, buena parte de eso en México. Que la sigan defendiendo.

-Bien que se exhiba a quienes ganan más que el presidente, y bueno fuera que también se publicaran las enormes ganancias de la privada iniciativa, mientras sus trabajadores pasan penurias.

-Ya hay un “Instituto para la Protección de Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas”. El sistema, para el que no hay remedio a la vista, sonríe. (cano.1979@live.com).