OPINIÓN

Deja de compararte con los demás. 6 formas de reconciliarte contigo mismo

Escrito en OPINIÓN el

El psicólogo social León Festinger plantea que al compararnos con los demás construimos parte de nuestra personalidad, por lo tanto, es un factor esencial en nuestras vidas porque a través de este proceso evaluamos nuestras propias habilidades.

Y aunque el hecho de que te compares con los demás no es necesariamente “malo” e incluso puede decirse que es algo inevitable, el que esto suceda con frecuencia puede volverse una práctica nada conveniente si te basas en eso para encontrar tu propio valor.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias?

1. Lastimas tu autoestima: Cuando te comparas puedes llegar a subestimar tus logros y tu cualidades y pensar que estás en una situación menos favorable o de desventaja con respecto a los demás. Esto, a la larga, puede llegar a minar la seguridad en ti mismo provocando el autorechazo.

2. Altera tu estado de animo: Cuando te comparas de manera negativa, suele afectar en como te sientes porque enfocas tu atención en todo lo que no tienes o en las “malas” desiciones que has tomado en el pasado. Fortaleces una versión de carencia acerca de ti mismo y colocas tu atención en otra persona con una historia completamente diferente a la tuya.

3. Evita que construyas relaciones provechosas: Si constantemente te estás comparando con los demás entrarás inconscientemente en una competencia para tratar de ser mejor que ellos. La comparación nos lleva a construir estados emocionales de envidia y esto afectará en como te relacionas.

¿Cómo dejar de hacerlo?

El dejar de compararnos no es un habito fácil de detener. Son conductas que llegan a convertirse en procesos automáticos de los cuales no nos damos cuenta, sin embargo, con constancia y haciendo uso de nuestra consciencia es posible dejar de hacerlo.

1. Se consciente del daño que te provocas. Date cuenta de lo que provoca en ti el hecho de que te compares con alguien mas. ¿Cómo te sientes cuando lo haces? ¿Qué te motiva a compararte? Date cuenta que mientras tú entras en un estado de malestar emocional la otra persona puede estar ignorando todo lo que estás sintiendo.

2. Acepta que lo haces. Si no eres capaz de darte cuenta de algo difícilmente podrás modificarlo. Y aunque poder aceptar la realidad se lee como un proceso fácil de conseguir, puede no serlo. Es muy importante que fortalezcas tu capacidad de ser consciente para que puedas hacerte cargo de ti mismo.

3. Cambia el enfoque, aprende en lugar de compararte.  El malestar que puedes sentir por compararte con los demás puede ser señal de tu falta de humildad para aceptar que puedes aprender de alguien más. Si vas a colocar tu atención en alguien mas que sea desde una actitud de aprendizaje o como fuente de inspiración. De esta manera, en lugar producirte un sentimiento de malestar, será motivante y entretenido.

4. Reconcíliate con tus imperfecciones. Nadie es perfecto y por más que busquemos llegar serlo, nunca lo lograremos. Tener una buena actitud ante nuestros errores y poder aprender a partir de nuestras equivocaciones en necesario para llegar a un estado de plenitud y tranquilidad.

5. Bájale a las redes sociales. Actualmente y de forma inconsciente las redes sociales juegan un papel crucial en la manera en la que nos conectamos con el mundo. El hecho de que la mayoría muestre solo aspectos positivos de su vida puede convencernos de que no tienen dificultades o problemas y compararnos en estas circunstancias solo reforzara la imagen negativa de ti mismo.

6. Establece y dale valor a tus propios objetivos. Tener claro que quieres lograr o hacia que punto quieres dirigirte es un aspecto de suma importancia para diferenciarte de los demás. Al ser consciente de tus objetivos podrás establecer la manera de llegar a ellos y te darás cuenta de porqué tu desiciones son diferentes de las de los otros. Enfocarte en tus metas y en cómo cumplirlas hará que te centres en ti mismo en lugar de los demás.

Dejar de compararte te ayudará a dejar de mirarte desde la carencia y aprender a utilizar tus recursos para continuar creciendo. Lo mejor, es que cuando logres detener la comparación podrás construir una mejor relación contigo mismo. Una en la dejarás de ser tu peor enemigo para convertirte en tu mejor aliado.

Te agradezco cualquier comentario acerca de esta columna y si crees necesitar acompañamiento psicológico profesional con respecto a este tema o conoces a alguien que lo necesite, escríbeme un Whatsapp al número +526671313403 en México y visítame en Facebook en: https://www.facebook.com/juanjosediazi