OPINIÓN

AMLO, la pistola y los Panchos

Créditos: Archivo Línea Directa
Escrito en OPINIÓN el

La pistola que hoy refiero, aunque mortífera, no deja de ser hermosa; sin duda fue construida para matar, como todo tipo de arma de fuego.

Pero su arte deslumbra, y su belleza embelesa, ocasionando emociones encontradas en quienes al conocer la historia que la envuelve, la miran y admiran.

Por ello, coincido con el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, cuando afirma que se trata de una verdadera y hermosa joya, no sólo histórica, sino igualmente arquitectónica.

Su manufactura es de origen cubano, y sus componentes metalúrgicos, fueron sin duda diseñados, tallados y esculpidos por verdaderos profesionales en la materia.

El origen del “nacimiento” de la mencionada pistola, ocurrió, dicen, hace muchos años, y su cuna resultó ser la perla del Caribe, es decir, la isla de Cuba.

Hasta hace pocos días se supo que su incierto destino debió haber sido México, lugar de origen del cliente, y también del supuesto receptor del encargo.

Los hechos, según datos que ofrecen los personajes de ayer y hoy e involucrados en esta interesante historia, pudieron haber ocurrido hace al menos 110 años, es decir, que si mis cuentas resultan apegadas a mi imaginaria realidad, la leyenda de la pistola data del año 1912.

¿Pero, de qué se trata?... ¿A qué pistola te refieres y cuáles son los personajes involucrados en este pasaje histórico del que haces referencia?

Las preguntas serían desde luego válidas y necesarias de parte del lector solitario para quien esto escribe.

Y si la pregunta es válida, la respuesta por supuesto, se hace pertinente y obligada.

Aclaro y anoto entonces, que me refiero a la hermosa pistola, que el presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, le acaba de entregar a nuestro mandatario Andrés Manuel López Obrador, durante su reciente visita oficial a la isla del Caribe.

Pero que nadie se confunda, no se trata de una donación para ganarse los 10 mil pesos que la Sedena ofrece a quien le entrega un arma de fuego para su destrucción.

Se trata más bien, de una pistola tipo revólver, que, según los pasajes de nuestra historia, el histórico presidente de México Francisco I. Madero en su época de gobierno, mandó construir y diseñar a los artesanos de la isla, para efectos de entregarla en obsequio a su tocayo, el General revolucionario Francisco Villa.

¿Cuándo y por qué el regalo de Pancho para Pancho?

Interesantes las preguntas, como interesantes y obligadas tendrían que ser las reflexiones, sin embargo, para darle un toque de veracidad a las respuestas, se hace indispensable también un poco de imaginación especulativa.

Por ello, basado, en fechas relevantes registradas por los historiadores, mi análisis me lleva a pensar, que el encargo de la pistola que el apóstol de la democracia mexicana hiciera a los armeros cubanos, debió ocurrir en los últimos meses del año 1912.

Si alguien me interroga respecto al fundamento de esa apreciación, mi respuesta, sería la siguiente:

Francisco I. Madero llegó al poder el 6 de noviembre de 1911, durante la llamada decena trágica de la Revolución mexicana, por lo que se me hace difícil pensar que la idea del regalo se le hubiera ocurrido durante los primeros 2 meses de su gobierno; entonces, la pistola no fue ordenada en el año de 1911.

Es fácil suponer que Madero tras derrocar a su antecesor Porfirio Díaz, tenía en esos momentos demasiados problemas a cuestas como para pensar en un “detallazo” para su tocayo “Paco” Villa.

Otro punto que me resulta interesante, para creer que la construcción de la pistola pudo ocurrir durante los últimos meses del 2012, es el siguiente:

Madero, desde varios meses antes de su traición y muerte, tenía fundadas sospechas de lo que sus enemigos fraguaban a sus espaldas, por lo que dedicar tiempo para pensar, y mandar hacerle una pistola a “Doroteo Arango, (Nombre verdadero de Pancho Villa), resultaría inverosímil.

Se sabe, que Francisco Indalecio, fue detenido por soldados al mando del General Victoriano Huerta el 19 de febrero de 1913, para ser fusilado, junto con su vice Presidente José María Pino Suárez, solo 3 días después, en la ciudadela de la misma capital de la República.

De tal manera, que, el recordar ese pasaje de la historia, me hace suponer que la orden para construir el multicitado REVOLVER, tampoco pudo ocurrir en el año 2013, es decir, apenas dos meses antes del derrocamiento y muerte del mártir de la democracia.

¿Y es que, quién en su sano juicio, con el “avispero” encima piensa en solicitar al presidente de un país vecino le gestione con sus armeros la construcción de una pistola, para ser obsequiada a un amigo?... Creo, que nadie, ya que como en todo, hay prioridades.

Lo que si resultaría creíble, es que, en el ánimo de Don Francisco I. Madero, existiera la idea de congraciarse con el “Centauro del Norte”; ¿y qué mejor manera que regalarle uno de sus juguetes favoritos, como sería una pistola nueva, a su gusto, y del calibre preferido?

Porque cierto es, que durante aquella gesta revolucionaria, congraciarse con un belicoso y valiente guerrillero de la talla del originario de Parral, Chihuahua“,  sin duda era de singular importancia, sin embargo, insisto, y pienso que esos “zorroclocos” normalmente se dejan para tiempos de sano relax y esparcimiento.

Lo que sí podría ser considerada también una realidad, es que Don Francisco I. Madero, sí solicitó el favor de la PISTOLA al entonces presidente cubano José Miguel Gómez, quien gobernó la Isla de 1909 al 2013.

Otro aspecto digno de considerar, sería que quizá la intención de Madero era regalar la pistola a Pancho Villa con motivo de su cumpleaños número 34, a ocurrir el 5 de junio de 1912.

Hoy sabemos, que la Pistola de marras, fue elaborada de acuerdo a los gustos de Villa, sin embargo, quizá por motivos de su muerte, el bélico artefacto nunca llegó a México, y tampoco por supuesto a las temerarias manos del hombre al que estaba destinada.

Bueno, debo decir, no había llegado, ya que apenas esta semana la joya histórica, finalmente y después de 110 años arribó a nuestro País, bajo la custodia del propio presidente Andrés Manuel López Obrador, quien por cierto la presumió en su conferencia mañanera.

Pero hay que decirlo, la mano y voluntad que movió un trozo de la historia de nuestra revolución mexicana, correspondió a un hijo del fallecido historiador cubano Eusebio Leal, cuya familia mantuvo el arma de fuego en custodia y bajo secreto durante por lo menos 11 décadas.

Hace unos días, la familia del historiador, decidió entregarla al presidente mexicano, para que finalmente el artefacto pudiera cumplir su destino y realizar el postergado viaje a suelo azteca.

Por cierto la legendaria pistola entregada en Cuba a don AMLO, es un revólver Colt calibre 45, de cañón largo, la cual coincide con las características que los historiadores dicen eran las preferidas del polémico y legendario revolucionario oriundo de Parral, Chihuahua… Algún día tendré la oportunidad de ir a ver esa joya de nuestra historia… Nos vemos enseguidita.