Opinión

Quirino Ordaz Coppel y el problema de la sobrerepresentación

martes, 6 de abril de 2021 · 05:00

Siendo militante del PRI de toda su vida, en 2015 el hoy gobernador Quirino Ordaz Coppel fue candidato del Partido Verde a diputado federal por el distrito 08 de Mazatlán, y ganó la elección. Eso no tiene nada de malo, son acuerdos entre partidos políticos de prestarse sus candidatos. Lo malo fue lo que estos acuerdos provocaron, como es la sobrerepresentación en la Cámara de Diputados que ha prevalecido desde entonces y que hoy busca corregir el INE, aunque esta batalla lo está dejando tinto en sangre y amenaza con quitarle la vida, con exterminarlo, o al menos con destituir a sus principales consejeros.

            En ese proceso federal del 2015 el PRI y el Partido Verde participaron en coalición prestándose candidatos entre ellos mismos (caso Quirino y varios más), pero con la intención de fondo de aparentar cada partido tener menos victorias propias en los distritos de mayoría para poder recibir así más diputados de representación proporcional (pluris). Ese truco es el que da origen a la sobrerepresentación, ya que la alianza PRI-Verde pasó en ese 2015 de una votación nacional del 40.3 por ciento, a recibir diputados pluris para alcanzar el 50 por ciento de las curules de la Cámara de Diputados; esto es, que obtuvo una sobrerepresentación del 9.7 por ciento adicional a su votación recibida.

            El problema es que al tener México un sistema electoral mixto (diputados de mayoría relativa más diputados de representación proporcional) es muy difícil que no se dé la sobrerepresentación, porque los diputados pluris se reparten a los partidos con fórmulas matemáticas (cociente natural y resto mayor) con base en la votación nacional emitida por el pueblo. Lo que se procura entonces legalmente es que esa sobrerepresentación no sea tan grande que llegue a alterar demasiado la proporción entre votos y diputados, por ello el artículo 54 de la Constitución fija un límite máximo del 8 por ciento a la sobrerepresentación. Esto significa que un partido no deberá tener diputados por ambos principios (mayoría y pluris) en un porcentaje que supere en más de un 8 por ciento al de su votación. Es decir, si recibe el 40 por ciento de los votos, no deberá tener más del 48 por ciento de los diputados por ambos principios.

            Sin embargo, esto no se cumplió en el 2015 porque la alianza PRI-Verde recibió el 40.3% de los votos y obtuvo el 50% de los diputados (sobrepasó ese 8% que fija la Constitución), por lo cual el PAN interpuso un recurso ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que si bien no corrigió el reparto de diputados, sí ordenó al INE en la resolución SUP-CDC-8/2015 tomar acuerdos para evitar en lo sucesivo que sea tan grande la sobre y subrepresentación de los órganos legislativos.

            Pero como siempre pasa, si ves un problema que está surgiendo y no lo corriges, el problema se hará cada vez mayor. Esto fue lo que ocurrió en la siguiente elección del 2018; el INE no cumplió con esa resolución del tribunal y no tomó acuerdos para evitar que la sobrerepresentación fuera tan grande, por lo cual la historia se repitió con mayor fuerza y la alianza de MORENA-PT-PES pasó en 2018 de una votación del 44% a recibir el 61.6% de los diputados gracias al reparto pluri; es decir, se dio ahora una sobrerepresentación del 17.6%, que es más del doble del 8% que fija la Constitución.

            La realidad a la que nos enfrentamos hoy es que las coaliciones entre partidos y sus acuerdos de prestarse candidatos para tener más diputados pluris, pervirtieron el sistema de representación proporcional, ese que surgió con la reforma política de 1977 para alentar el pluralismo y darle presencia a las minorías en el Poder Legislativo, y ha terminado contrariamente por fortalecer a las mayorías en detrimento de las minorías, ya que el reparto pluri está creando mayorías artificiales en favor del partido dominante gracias a una sobrerepresentación cada vez mayor vía las coaliciones, en perjuicio de las minorías que quedan subrepresentadas y con menos diputados.

            Ese es el meollo del asunto en este viacrucis sangriento que está viviendo hoy el Instituto Nacional Electoral y que amenaza con su crucifixión (ya propuso MORENA su exterminio), porque finalmente el INE ahora sí le hizo caso al tribunal y tomó acuerdos para evitar una sobrerepresentación mayor del 8% en la Cámara de Diputados que surgirá de la elección del próximo 6 de junio. Ese acuerdo, tomado el pasado 19 de marzo, sólo tiene un propósito bastante sencillo: cumplir con lo que dice la Constitución.

            En este acuerdo, el INE incorporó la llamada «verificación de afiliación efectiva de los candidatos» que participan en coaliciones de partidos. Esto es para comprobar la verdadera militancia de los candidatos ganadores de distritos antes del reparto de las diputaciones pluris, y evitar así que se repitan casos como el de Quirino Ordaz Coppel en el 2015. Por ejemplo, ahora a la distancia ¿quién en su sano juicio cree que Quirino Ordaz es del Partido Verde y no del PRI, quién se atreve a creer eso?

            Pues bien, al aparentar la alianza PRI-Verde en 2015 que Quirino Ordaz era del Partido Verde, el PRI no aparecía como ganador en ese distrito 08 de Mazatlán y por tanto tenía derecho a una mayor asignación de diputados plurinominales. Así, en realidad el PRI pasó de tener a un Quirino, a tener dos Quirinos gracias a la compensación del reparto pluri; fue la multiplicación de los Quirinos, como si fuera un milagro de multiplicación de los panes y los pescados. Esto, sin embargo, es un engaño al INE, es un truco de los partidos para multiplicar sus diputados y lograr una sobrerepresentación mucho más allá de los votos que el pueblo les dio.

            Como ese truco de la multiplicación de los Quirinos es muy bueno, MORENA se lo aprendió y lo aplicó en el 2018 con su coalición con el PT y el PES, pero en versión mejorada, prestándose más candidatos entre ellos y logrando resultados mucho mayores, al pasar del 44% de los votos al 61.6% de los diputados. Este engaño que han hecho el PRI y MORENA en 2015 y 2018 es lo que quiere evitar el INE que vuelva a ocurrir en el 2021, por eso acordó verificar la verdadera militancia de los candidatos prestados entre partidos que ganan los distritos, para proceder entonces a un reparto pluri que corresponda realmente con el sentido de la votación.

            En fin, contrario a la retórica engañosa que inunda las redes sociales y que quiere hacer aparentar un dolo, una actitud antidemocrática, golpista y fraudulenta por parte del INE, con la limitación de la sobrerepresentación el único que puede protestar y decirse afectado de antemano es aquel que quiere seguirse beneficiando de la sobrerepresentación, recibir de manera artificial muchos más diputados de los que le correspondan de acuerdo a su votación; es aquel que de antemano está diciendo que no quiere sujetarse a lo que mandata la Constitución.

            También se quiere hacer creer que hay un cambio de reglas de último momento o de que el INE pretende legislar. Sin embargo, las reglas no se han cambiado; ni la Constitución, ni la ley electoral, ni la ley de partidos políticos se han modificado en cuanto a coaliciones y diputados pluris. El INE sólo está tomando un acuerdo administrativo que le pidió el tribunal que tomara para garantizar el cumplimiento del artículo 54 de la Constitución en materia de sobrerepresentación, para que el número de diputados asignados a cada partido corresponda lo más posible con su votación recibida.

            ¿Esto es un atentado contra la democracia? Más bien, el atentado contra la democracia es no respetar la voluntad popular, que un partido político pretenda recibir mucho más de lo que el pueblo le dé, y aspirar a que sus diputados no salgan de las urnas únicamente, sino que se sigan multiplicando como panes y pescados salidos de un cesto milagroso. Y en política, nadie debe de creer en dogmas de fe.

            Dialoguemos para conocer más, que el conocimiento nos hace libres.

Twitter: @marcocesarojeda

Comentarios

Otras Noticias