Opinión

Tender puentes o arrojar piedras

lunes, 29 de marzo de 2021 · 07:17

Hay motivos razonables para que muchos militantes de Morena estén bastante molestos tras la definición de candidaturas a diputaciones locales y federales, alcaldías y regidurías.

Aunque así sucede siempre en todos los partidos, en éste es más notorio porque a los militantes todo el tiempo les dijeron que en Morena eran diferentes.

Coloco solo cuatro puntos sobre el asunto, aunque hay decenas:

1.- ¿Hay alguna explicación lógica que justifique, desde la perspectiva de la militancia, la entrega de la candidatura a la alcaldía de Ahome a Gerardo Vargas Landeros, ex priista, ex promotor de la formación de Redes Sociales Progresistas, aspirante a candidato a la gubernatura, y quien no se registró en el proceso interno del partido para contender por la presidencia en ese municipio?

2.- ¿Hay alguna explicación satisfactoria para los morenistas para que entiendan porqué se le entrega la primera posición en la lista de candidatos a diputados locales, que debe ser una alta distinción, a Aurelia Leal, lopezobradoirista pero no militante de Morena, y no a un destacado miembro de ese partido, tribuno, preparado, que viniera a darle nivel al debate parlamentario y al partido?

3.- Dicen que Guillermo “Billy” Chapman no va como candidato a diputado federal por Morena, como se había registrado, porque logró un acuerdo que le permite ir en la lista de candidatos a diputado federal por la vía plurinominal. ¿Cómo les explican a los auténticos morenistas esta decisión, cuando se han sentido no solo desplazados sino ofendido por las acciones de Chapman como alcalde, sin ser militante de su partido, con el agravante de que hasta ha despreciado al propio Presidente de la República al ausentarse cuando éste ha estado en Los Mochis? ¿No había acaso un reconocido morenista sinaloense que recibiera esa distinción para orgullo y esperanza de la militancia?

4.- ¿Cómo se atreven desde la visión de los ganadores de las candidaturas, a descalificar las protestas de genuinos militantes, a quienes acusan de prestarse a una manipulación de los opositores y obedecer a sus órdenes, menospreciando su inteligencia, quitándoles hasta la calidad de librepensantes y el derecho que les asiste a manifestarse en contra de lo que consideran impropio dentro del partido que ellos formaron y en el que militan? Era más apropiado tenderles puentes que arrojarles piedras.

Comentarios

Otras Noticias