APOLOGÍA DEL DELITO DE FEMINICIDIO

Los feminicidios no son cosa de risa

Hace días Culiacán fue nuevamente tema controversial a nivel nacional sobre una fiesta de halloween cuya decoración excesiva se ha considerado como apología del delito, específicamente, apología al feminicidio. ¿Es un delito? Sí.

Créditos: Vivi Santana
Escrito en OPINIÓN el

“Vivi, tengo que darte una terrible noticia. Es sobre Yas. La asesinaron”. Hace más de 5 años recibí esa noticia, sintiendo como si me hubieran golpeado los pulmones y dejado sin aire. Habían asesinado a mi amiga de apenas 35 años, con un futuro más que prometedor. Estuvo desaparecida una semana, su cuerpo estuvo en la morgue todo ese tiempo hasta que su familia la identificó. Un feminicidio más sin aclarar en nuestro México salvaje.

“¿Cómo falleció?”. No falleció, la asesinaron. “¿Dónde estaba, con quién iba, qué andaría haciendo para que le pasara eso?”. Se dirigía a su casa, hacía trabajo de investigación para su doctorado, un tema delicado, importante. La foto de ella como víctima circuló en un medio nacional, bajo un título escandaloso; los comentarios hirientes, ofensivos y denigrantes no se hicieron esperar, junto a la par de preguntas hechas por las autoridades y personas morbosas, terminaron revictimizando su persona, su memoria y a la gente que la queremos aun en su ausencia. 

Hace días Culiacán fue nuevamente tema controversial a nivel nacional sobre una fiesta de halloween cuya decoración excesiva se ha considerado como apología del delito, específicamente, apología al feminicidio. ¿Es un delito? Sí, y está establecido tanto en el Código Penal Federal (art. 208) como en el Código Penal para el Estado de Sinaloa (art. 254). 

¿Pero en qué consiste en hacer apología del delito? En engrandecer o alabar las conductas delictivas/criminales de manera pública, enalteciendo a estas o a sus autores. ¿Qué significó esto para los organizadores y decoradores del evento? Dos puntos importantes: 1, que, aunque se viva en una ciudad donde la violencia está normalizada, no es correcto ni legal el hacer mofa de crímenes tan horribles y violentos, y 2, que desconocer la ley no te exime de cumplirla. 

Desde el 2005 al día de hoy, Culiacán tiene más de 462 víctimas de homicidio doloso y feminicidio, el 42.7% de los registrados en Sinaloa. En los últimos años 5 años, por desgracia, nuestra ciudad se ha posicionado entre los tres primeros municipios de México con mayor número de feminicidios, por encima de las ciudades fronterizas de Tijuana y Ciudad Juárez. 

Desde el 2017 vivimos con la Declaratoria de la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres. Al 30 de septiembre de este año, 16 mujeres fueron víctimas de feminicidio. No hay semana que pase sin saber de la implementación del Protocolo Alba en esta capital culichi. ¿Dónde está el chiste o lo divertido de esta realidad como para hacer alusión a eventos tan lamentables?

Reconozco el proceder de la Secretaría de la Mujer, presidida por la Dra. Tere Guerra, el solicitar a la Fiscalía General del Estado que se levantara carpeta de investigación sobre estos hechos, al igual las manifestaciones del Congreso del Estado, la Comisión Estatal de Derechos Humanos así como las cientos de mujeres que alzaron la voz para exigir y evitar que estas situaciones vuelvan a ocurrir. 

Es urgente el que se implemente tolerancia cero a la apología del delito respecto a violencia de género, pero lo es también el que lo haya contra quienes cometen violencia hacia las mujeres. Necesitamos con urgencia la implementación de políticas transversales en donde todas las instancias de gobierno estén involucradas y organizadas; en donde los órdenes de gobierno tengan campo de acción y donde los Poderes no se tambaleen en su actuación para prevenir, erradicar y castigar la violencia de género. Urgen.

En Culiacán, en Sinaloa y en México habemos muchas mujeres y familias que estamos cansadas de que día con día desaparezcan niñas, adolescentes, madres, hijas, esposas, amigas  y aparezcan mujeres asesinadas. 

Hay una enorme área de oportunidad para este gobierno entrante, hay una enorme deuda de los gobiernos anteriores. Urge que las investigaciones de la violencia hacia la mujer y sus respectivas sanciones sean efectivas. Urge que se ponga fin a la impunidad. Urge dejar de normalizar la violencia hacia la mujer, urge dejar de normalizar cualquier tipo de violencia. 

Porque vivas y libres nos queremos. Porque ni una menos, ni una más. 

Justicia para Yas. Justicia para todas