PSICOLOGIA

Amor propio, ingrediente esencial en las relaciones de pareja

Existen varias formas de construir vínculos afectivos y todas ellas están relacionadas en cómo aprendemos a querer

Opinión:.Existen varias formas de construir vínculos afectivos y todas ellas están relacionadas en cómo aprendemos a quererCréditos: Cortesía
Escrito en OPINIÓN el

México.- Seguro has escuchado en algún momento que para poder amar a otros es importante amarnos primero a nosotros mismos. Sin embargo, lograr esto último no es nada fácil, para lograrlo es necesario llegar a un nivel profundo de autoconocimiento. No podemos amar a quien no conocemos. Es por eso que la autoestima y el nivel en el que nos conocemos a nosotros mismos juega un papel fundamental a la hora de elegir una pareja. 

 

Existen varias formas en las que podemos vincularnos afectivamente con alguien y todas ellas dependen directamente de la manera en la que aprendemos a construir estos vínculos. Desde la infancia estamos aprendiendo a construir relaciones afectivas a través del ejemplo que tenemos de nuestros padres. La familia es nuestra primera escuela y el primer “laboratorio” en el que empezamos a practicar como relacionarnos con los demás. 

 

A medida que vamos creciendo va aumentando nuestro circulo social y vamos conociendo personas con las que empezamos a replicar las formas que hemos aprendido de relacionarnos hasta que llega el momento de elegir una pareja y así, nuestra primera relación sentimental. 

 

Boris Cyrulnik neurólogo, psiquiatra y escritor dice es en la primera infancia donde se determina el tipo de vinculo afectivo que estableceremos con nuestras parejas. Cyrulnik establece que existen diferentes tipos de pareja que podemos agrupar en tres tipos: 

 

La pareja en la que ambos se apoyan mutuamente, 

La pareja en la que uno daña al otro y 

La pareja en la ambos se hacen daño. 

 

En el primer tipo de pareja que es donde ambos se apoyan mutuamente hay una mayor probabilidad de que duren mas tiempo ademas de que tienen una mejor calidad de vida tanto en situaciones donde están juntos como en momentos que viven por separado. La manera en la que interactúan contribuye a fortalecer la salud emocional de ambos. 

 

En los dos tipos de pareja restantes habrá que enfocarse en modificar las actitudes negativas que pudieran presentar así como encontrar nuevos significados de estar juntos para poder construir una relación mas sana. Si esto no es posible, es importante llegar a plantarse la posibilidad de terminar la relación. 

 

Cuando elegimos pareja, lo hacemos de manera inconsciente. Sabemos ya, que la manera en la que elegimos está relacionada con el aprendizaje y los ejemplos que hemos recibido desde niños. Esto significa que elegimos a partir de lo que aprendemos y no de lo queremos. 

 

Una manera de modificar nuestra forma de elegir es enfocarnos en conocernos mejor para poder direccionar nuestra búsqueda y elección en congruencia con lo que somos y no de acuerdo a lo que hemos aprendido. 

 

No somos medias naranjas 

Por supuesto que una pareja no está para cumplir nuestras necesidades y expectativas. Si pensamos de esta manera al iniciar una relación únicamente encontraremos frustración y reclamos. 

 

Por otro lado, existe la creencia de que “el amor todo lo puede”, siendo un concepto equivocado que nos lleva a perder la objetivad de la relación y nos aleja de la realidad. Durante mucho tiempo hemos aprendido que somos medias naranjas buscando el complemento. Esto, nos pone como seres incompletos necesitados de amor y compañía que puede orillarnos a buscar pareja desde la dependencia y el miedo. 

 

Amor y sufrimiento 

Si, aprendemos a querer a partir de lo que hemos visto y aprendido en nuestra familia y con las figuras significativas pero este aprendizaje se va complementando también con otros estímulos a los que nos vamos exponiendo en el camino. 

 

La sociedad nos muestra estereotipos prefabricados de lo que es una pareja perfecta y los medios de comunicación nos bombardean con historias donde al final viven “felices para siempre”. El modelo de pareja basada en el príncipe azul y la doncella rescatada sigue perdurando hasta la fecha a través de historias modernizadas en dónde, lo único que cambia, es la época en las que se desarrollan. Y lo peor es que en casi todas estas historias y modelos a seguir el amor y el sufrimiento van de la mano. 

 

Hemos aprendido que “del odio al amor hay un paso” o que los amores imposibles están llenos de romanticismo. Escuchamos frases como “el que bien te quiere, te hará llorar” y es así como vamos construyendo creencias acerca de como debe ser el verdadero amor. Nos emocionamos con las historias en donde las parejas sufren para estar juntos y se perdonan todo con tal de seguir juntos “amándose hasta la eternidad”. 

 

Todas estas historias y creencias acerca del amor en pareja nos hace adoptar roles que nos llevan a conductas insanas tanto para nosotros como para la pareja. Poder romper con todos esos estereotipos y ser conscientes de nuestros verdaderos pensamientos y emociones no es fácil pero si es posible. 

 

Todo lo anterior, las creencias, los aprendizajes, los roles y estereotipos influyen al momento de elegir pareja. Dejamos a un lado nuestra verdadera identidad para decidir y actuar con base en todas esas expectativas. 

 

La felicidad en soledad 

Aquí es donde entra el amor propio. Te decía anteriormente que no podemos amar a quien no conocemos y también mencionaba como el trabajo enfocado en el autoconocimiento nos puede llevar a darnos cuenta de nuestros verdaderos deseos y necesidades. Para poder elegir sabiamente una pareja es necesario conocernos y saber que podemos “estar bien” solos antes que estarlo en compañía.  

 

Elige desde la consciencia 

Es muy importante tomar en cuenta que estar en pareja significa respetarse y poder elegir desde la libertad y no desde la necesidad o la dependencia. Así, podremos construir una relación de pareja siendo conscientes de lo que podemos ofrecer y hacia dónde queremos llegar.  

 

Cuando elegimos desde el corazón teniendo presente también nuestras necesidades y deseos podremos construir una relación en la cual ambos podamos aportar y a pesar de que podamos estar solos elegimos estar con el otro. 

 

Para estar en pareja y poder construir una relación sana y satisfactoria, debemos primero construir una relación solida y honesta con la única persona que estará con nosotros durante toda nuestra vida: nosotros mismos. 

 

Te agradezco cualquier comentario acerca de esta columna y si crees necesitar acompañamiento psicológico profesional con respecto a este tema o conoces a alguien que lo necesite, escríbeme un Whatsapp al número +526671313403 en México y visítame en Facebook en:

 

Te dejo un abrazo. 

Juan José Díaz / Psicólogo y psicoterapeuta