No se resiste AMLO y narra el porqué de la Marcha de la Lealtad

Ciudad de México.- En la conmemoración del 106 aniversario de la Marcha de la Lealtad, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador rompió con el protocolo oficial de esta ceremonia para reconocer la valentía de aquellos cadetes que protagonizaron la Decena Trágica. López Obrador encabezó la ceremonia esta mañana en el Castillo de Chapultepec, […]

Por: Graciela Tapia Corrales9 de febrero, 2019 Comentarios
marcha de la lealtad 1

Ciudad de México.- En la conmemoración del 106 aniversario de la Marcha de la Lealtad, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador rompió con el protocolo oficial de esta ceremonia para reconocer la valentía de aquellos cadetes que protagonizaron la Decena Trágica.

López Obrador encabezó la ceremonia esta mañana en el Castillo de Chapultepec, acompañado del Secrectario de la Defensa Nacional General Luis Crescencio Sandoval y el secretario de la Marina, Almirante José Rafael Ojeda Durán y miembros del gabinete como la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública.

Durante el acto cívico, el presidente expresó:

“¡Que viva la lealtad del Ejército al gobierno civil, a las instituciones democráticas!”

Luego, antes de dar el pase de lista de los cadetes que perdieron la vida en el evento histórico, emitió un discurso breve en el que recordó la importancia de la lealtad del Ejército al gobierno y rememoró los hechos.

Se refirió a la Decena trágica como un evento infausto y triste y narró los hechos que tuvieron lugar ese día de febrero del 1913 cuando los cadetes del Colegio Militar escoltaron en Columna de Honor hasta Palacio Nacional a Francisco I. Madero, entonces presidente de México.

Entonces el Palacio estaba encuartelado, tomado por insurrectos, pero de manera valiente los Cadetes lo acompañaron y enfrentaron a los conspiradores.

Así describió el evento histórico en su discurso:

“Es importante recordar que estamos conmemorando el Día de la Lealtad; un día como hoy de 1913 inició una rebelión armada para derrocar por la fuerza al presidente Francisco I. Madero, un hombre bueno, un patriota, un demócrata, que por lo mismo se le conoció, después de su asesinato, como el apóstol de la democracia; esa rebelión inició el 9 de febrero y termina con el asesinato del presidente Madero y del vicepresidente José María Pino Suárez”, dijo en su discurso.

 

Fuente: Línea Directa

Comentarios