Mueren diez personas en dos incidentes ocurridos en el norte de México

Un portavoz de la Procuraduría General de Justicia de Chihuahua confirmó los hechos, en los que al parecer, los agresores dispararon contra una mesa donde se encontraban las víctimas

Por: Redacción26 de junio, 2010 Comentarios

México, DF.- Diez personas murieron en las últimas horas en dos incidentes
ocurridos en el norte de México, cinco asesinadas por presuntos sicarios en
Ciudad Juárez y otras cinco, en un enfrentamiento con soldados ocurrido cerca
de Ciudad Mier, informaron hoy fuentes estatales y federales.
En Ciudad Juárez, urbe fronteriza vecina de El Paso (Texas, EE.UU.), una
mujer y cuatro varones, todos ellos jóvenes, fueron asesinados a tiros la
madrugada por un grupo de hombres armados en el interior del bar
“Habana”, informó la fiscalía estatal.
Un portavoz de la
Procuraduría General de Justicia de Chihuahua confirmó los
hechos, en los que al parecer, los agresores dispararon contra una mesa donde
se encontraban las víctimas.
Pese a que el bar está frente a la plaza “El Trigal”, una de las
zonas mas vigiladas de Ciudad Juárez por elementos y patrullas de la policía
estatal, los hombres armados pudieron realizar la acción.
Por el momento se desconoce la identidad de los cinco asesinados, agregó la
fuente.
Por otra parte, la
Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó a través de un
comunicado que ayer ocurrió un enfrentamiento entre un grupo armado y personal
de la VIII Zona
Militar cerca de Ciudad Mier, en el que cinco presuntos sicarios perdieron la
vida.
El incidente ocurrió en las inmediaciones de un camino que conduce al pozo
Arcos de Petróleos Mexicanos (Pemex), donde los soldados fueron víctimas de
disparos de arma de fuego realizados por desconocidos y “procedieron a
repeler la agresión”.
En el lugar fueron aseguradas nueve armas largas, más de 11.300 cartuchos,
99 cargadores, 4 granadas de fragmentación, y dos vehículos con reporte de
robo.
El hecho sucede dos días después de que Pemex confirmara ante legisladores que
cinco de sus empleados y dos de una firma contratista fueron
“secuestrados” en la zona de Cuenca de Burgos, en el nordeste del
país, hace dos meses.
El director de Pemex, Juan Jose Suárez Coppel, denunció entonces que la
delincuencia organizada está afectando ya el trabajo de la empresa en esta
zona, rica en gas natural.
La violencia asociada al crimen organizado ha hecho que Pemex solicite el
apoyo al Ejército para que resguarde las instalaciones del pozo de gas natural
licuado denominado Gigante Uno, localizado cerca de la frontera con EE.UU., una
región que supuestamente se disputan el grupo armado conocido como Los Zetas y
el cartel del Golfo.
 

Fuente: Línea Directa

Comentarios