México

Los abuelos, nuestros segundos padres

Son nuestros segundos padres, los cuidadores secundarios, a quienes les debemos nuestras raíces, nuestra historia; recuerda que, como los tratas, es un reflejo fiel de tu formación; ¡ámalos, valóralos y sobre todo, escúchalos!

¿Cuál es la importancia de los abuelos en nuestra vida?

¿Cuál es la importancia de los abuelos en nuestra vida?

México.- Para los abuelos cada hijo y por supuesto, cada nieto, simboliza una parte de ellos mismos debido a que a lo largo de los años han creado experiencias, implantado hábitos, fomentado valores y costumbres que pueden ver reflejadas en cada comida, cada sonrisa o cada dificultad; como abuelo, ver a los nietos, es comprender la cosecha de los años.

Como nietos, escuchar las historias de nuestras raíces nos permite construir una “fotografía” completa de nuestra familia, nos provocan un sentido de pertenencia y con esto, contribuyen a la estructuración de nuestra personalidad.

Entonces, el convivir con nuestros abuelos es un encuentro en doble sentido; es un “re-conocimiento” de ambas partes

Además, los abuelos pueden ser una figura de apoyo para los padres, es decir, sus roles les permiten ser personas a quienes se puede recurrir en momentos importantes. Nos es necesario que los nietos vean diariamente a los abuelos para tenerlos en la mente como una alternativa al necesitar de alguien.

Debido a esto, los abuelos pueden entonces jugar un nuevo rol: el de cuidadores secundarios. Este papel les permite recordar lo importantes que son en la familia y que su experiencia como padres es valiosa para sus hijos y nietos. Además, el sentirse útiles y valorados es preponderante en la etapa de abuelos.

No existe una regla que nos explique cómo debe ser la relación entre abuelos y nietos, cada persona y cada relación es diferente, pero sí existen algunos elementos importantes que podemos tomar en cuenta para que haya una relación saludable.

La relación entre abuelos y nietos se basa en gran medida de la que exista entre el abuelo y su hijo (ahora padre)

1) Relación entre el abuelo y su hijo: La cercanía, afinidad, confianza que existe entre ellos generará que el nieto “herede” una relación similar con el abuelo. Por el contrario, si ya existen riñas o diferencias que implican una relación con choques frecuentes y lejanía, es probable que el padre no promueva una relación de apoyo y confianza ahora entre el abuelo y su nieto.

2) Condiciones del padre: Se refiere al contexto en que el padre se encuentra, en términos económicos, emocionales y de tiempo o en ocasiones de disposición a la paternidad. Por ejemplo, una madre adolescente que aún no ha adquirido la madurez o responsabilidad suficiente para hacerse cargo de un bebé, probablemente requerirá más apoyo de los abuelos en la crianza y cuidado de los hijos. Para un padre que trabaja todo el día, permitirá y necesitará que los abuelos se involucren mucho más que el padre que tiene más tiempo. Una madre deprimida, posiblemente no tendrá la posibilidad emocional de contener a su hijo cuando esté se sienta triste, y en ese momento los abuelos podrán volverse figuras rescatadoras.

Los abuelos, son un apoyo y una figura de confianza alternativa a los padres. Su papel será de cuidado y cariño, pero siempre teniendo en consideración que los padres son los encargados de la educación. El que el abuelo pueda respetar la forma de educación de los padres será un elemento importante para que la relación se mantenga sana, pues en ocasiones puede suceder que los abuelos tiendan a pasar por alto reglas que para los padres son importantes, por ejemplo, permitir que digan groserías porque es “gracioso”.

La presencia de los abuelos en acontecimientos importantes en la vida de los nietos es vital: cumpleaños, celebraciones, logros y momentos de cambio, por ejemplo, una mudanza o un cambio de colegio genera ansiedad en los niños, por lo cual el tener la figura constante del abuelo será de gran ayuda.

También la convivencia en el “día a día”, de la rutina permite que abuelo y nieto puedan conocerse más a fondo, generando confianza y promoviendo la comunicación, por ejemplo que el nieto pase unos días en casa de los abuelos cuando los padres tienen algún compromiso.

Beneficios para el nieto al tener la presencia del abuelo
· Le permite tener figuras de apoyo y contención adicionales a los padres.
· Encuentra en los abuelos cuidado y cariño con un nivel menor de responsabilidades y reglas en comparación de las que hay en casa con sus padres.
· Como nieto, escuchar a los abuelos permite descubrir sus orígenes, generando un sentido de pertenencia, lo cual da como resultado la estructuración de la personalidad.
· Los abuelos pueden ser un ejemplo (adicional a los padres) con los cuales puedan identificarse.
· La presencia de los abuelos brinda una sensación de unión familiar.

Beneficios para el abuelo al tener la presencia del nieto
· Ser abuelo brinda la posibilidad recordar su experiencia como padre desde un papel menos estricto, con más confianza por la experiencia que tuvieron con sus hijos.
· Los nietos son vistos como una posibilidad de hacer lo que sienten que faltó o falló siendo padres.
· Como abuelo se renueva la relación con su propio hijo debido a que las circunstancias han cambiado: ahora pueden verse como iguales, ambos son padres.
· Los abuelos al sentirse valorados por su experiencia y conocimientos generan una sensación de renovación.
· Cuando los abuelos juegan con sus nietos, obtienen una sensación de “rejuvenecimiento”, pues correr, agacharse o el que sus nietos les hablen de sus intereses, los mantiene activos y “al día”.

No es una nueva oportunidad de ser padres, ya que su papel es de abuelos, y aunque es similar lo que podrían hacer por sus nietos, es importante diferenciar que los encargados de la educación y crianza son los padres, mientras que los abuelos son una alternativa y un apoyo en momentos de urgencia o necesidad.

Es el momento en que los abuelos deben ceder el mando, confiar en la madurez y educación que brindaron a sus hijos lo cual les permitirá ser buenos padres.

Si tienen mayor experiencia debido a que los abuelos ya pasaron por la experiencia de ser padres.

Los abuelos pueden dar consejos a los padres sobre las opciones en educación, sin embargo, debido a que los padres son diferentes a los abuelos, tendrán una forma diferente de educar y cuidar, lo cual será importante respetar.

Los abuelos deberán encontrar el equilibrio entre ser un apoyo y ser intrusivos. Cuando un padre no se siente apto para cuidar o el abuelo considera que su hijo no está haciendo las cosas de forma “correcta” con su nieto, puede volverse intrusivo, traspasando los límites y creando un desequilibrio en la familia.

Es importante recordar que no existe una sola manera de educar o una única forma de ser padre o abuelo, existe gran diversidad y comprender las diferencias nos permite enriquecer la crianza.

Con información del psicólogo y psicoterapeuta Juan José Díaz Iribe. Whatsapp 6671313403

LM

Fuente: Línea Directa

Comentarios

sit Aenean ut quis, mi, at ut vulputate,