Entretenimiento

¿Dejas trastes sucios en tu cocina por la noche? ¡Cuidado!

Es increíble como un hábito de limpieza tan sencillo, puede convertirse de un momento a otro un riesgo tremendo para ti ¿checa el motivo!

México.- Uno de los hábitos esenciales en el hogar, el que se supone debe realizarse cada vez que se presenta y no dejarlo para horas o días después, puede desencadenar problemas importantes para ti y tu familia, nos referimos a lavar la loza sucia.

Y es que muchas familias, ya por el cansancio, por sueño, desatención o simple y sencillamente para “tener algo que hacer al día siguiente”, los platos y demás loza que se utilizó durante la cena, la dejan para ser lavados después.

Otros son más arriesgados y llevan el acumulamiento de platos sucios por un día, por dos, o hasta más, a tal grado que luego terminan tirando la vajilla completa debido a que “pueden sacar penicilina” de ahí debido a los hongos formados.

Otros también “olvidan” sacar el acumulamiento de basura, la mayoría desperdicios de la cena la comida y hasta el desayuno.

Dejar de atender esta limpieza básica trae grandes riesgos, bacterias, cucarachas, moscas, mal olor y demás agentes que ponen en riesgo tu salud y tu vida; ¡es increíble como una práctica tan sencilla puede ponernos al filo de la muerte!

Recordemos que hay enfermedades que nos pueden poner en gran riesgo, si no sabías, checa esta lista:

Salmonelosis: De entre las intoxicaciones alimentarias es la más común. Está causada por la bacteria Salmonella, que afecta al tracto gastrointestinal. Sus síntomas, diarrea, fiebre, cefalea, nauseas, vómitos y calambres abdominales no suelen durar más de 7 días, pero en casos puntuales puede llegar a ser grave. Pueden contenerla alimentos contaminados con heces de animales como carne cruda de res, de ave y de pescado. También los huevos crudos pueden transmitirla.

Listeriosis: Es otra intoxicación alimentaria que causa fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, malestar estomacal y vómitos. Se trata con antibióticos. La bacteria Listeria Monocytogenes puede estar presente en varios alimentos como carne, pescado, leche y derivados, vegetales… y es resistente a la refrigeración por o que puede proliferar en el frigorífico. Se elimina cocinando los alimentos a más de 70º, pero si no limpiamos bien las superficies que han estado en contacto con ella, se pueden contaminar otros alimentos.

Enteritis por Campylobacter: Esta bacteria, presente en la carne, está considerada como la causa bacteriana más frecuente de gastroenteritis en el mundo. Suele tratarse de una infección intestinal leve, pero en niños muy pequeños, ancianos y personas inmunodeprimidas puede llegar a ser más grave.

Infección por la bacteria E. Coli: provoca náuseas o vómitos, fuertes cólicos abdominales, diarrea líquida o con mucha sangre, cansancio y fiebre. Los síntomas mejoran y desaparecen entre 5 y 10 días. Podemos contagiarnos debido a la contaminación cruzada de la carne cruda en otros alimentos por medio de tablas de cortar, manos sin lavar y encimeras sin desinfectar.

Aspergilosis: está causada por el hongo aspergillus que se halla en el moho y en las basuras. El asma o dificultad para respirar, tos, dolor de pecho y fatiga son algunos de los síntomas más evidentes. Puede llegar a derivar en neumonía, por lo que es importante tratar de evitar su aparición con una buena limpieza de la cocina.

• El rotavirus es uno de los virus más comunes que pueden rondar por tu cocina. Causa gastroenteritis, por lo que provoca diarrea, dolor de estómago, fiebre y vómitos y afecta, sobre todo, a niños pequeños. Este virus puede sobrevivir varias horas en las manos y varios días en superficies sólidas.

¡Así que ya lo sabes, a lavar la loza y a cuidar tu salud!

Fuente: Línea Directa

Comentarios

risus. id venenatis justo ut nec elementum id, ut