Internacional

¡Bájale a los ‘chescos’! Estos son todos los males relacionados con su abuso

Además del sobrepeso, los refrescos y las bebidas azucaradas son causa de problemas más serios de lo que una cree

El abuso del consumo de refrescos y bebidas azucaradas pone en peligro la salud (Ilustración)

El abuso del consumo de refrescos y bebidas azucaradas pone en peligro la salud (Ilustración)

México.- Como muchos saben la mala alimentación están relacionadas con una salud deficiente y esto incluye una de las bebidas por excelencia en México: el refresco.

Además del sobrepeso, los refrescos son causa de problemas bucales pues destruyen el esmalte de los dientes, contribuye a la aparición de caries y puede ocasionar de otras consecuencias dentales más serias.

La UNAM a través de su Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina, señala que los mexicanos pueden padecer enfermedades relacionadas con el consumo excesivo de refresco: Obesidad, Diabetes, Cálculos Renales, Anemia, Descalcificación y hasta Alzhaimer.

Por otro lado las bebidas light también son asociada con riesgos para la salud como lo son derrames cerebrales, paros cardíacos y una muerte prematura en personas de 50 años en adelante, indica la American Heart Association así como la American Stroke Association.

Aunado a esto una investigación reciente de la reconocida revista médica BMJ ha dado a conocer que solo basta un caso de jugo artificial o refresco para poner el peligro la salud.

Una bebida azucarada diaria puede incrementar un 18 por ciento del riesgo general de cáncer y hasta un 22% el cáncer de mama.

“Lo que observamos fue que el principal impulsor de la asociación parece ser realmente el azúcar que contienen estas bebidas azucaradas” explica la doctora Mathilde Touvier.

Para personas sanas, la ingesta de azúcar ideal por día es de 10 a 12 cucharaditas, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, pero recomienda bajarle a 5 cucharaditas.

Pero con un refresco de 600 milímetros de consumen al menos 50 gramos, lo que equivale a las 12 cucharadas límite diarias.

Si a eso se le suma toda el azúcar contenida en la alimentación (harinas, café, etc.) el aporte de estas sustancia aumenta exponencialmente.

Fuente: Línea Directa

Comentarios

Sed Nullam lectus accumsan suscipit Phasellus Donec quis ut ut nec id