México

Al igual que a mi madre, el dolor afectó mi corazón: Rosy 44 años

La vida no ha sido fácil y al dolor de perder a familiares, se sumó a que Rosy presentara afecciones cardiacas, hoy tiene 44 años y padece hipertensión

¿Cómo influye la soledad o tristeza en los problemas del corazón?

¿Cómo influye la soledad o tristeza en los problemas del corazón?

México.- “Nunca pensé que seguiría los pasos de mi madre quien desde los 40 años ya era hipertensa; el dolor de perder a su esposo, a sus padres, a su hija, y el riesgo de perder a una más, la llevaron a vivir entre medicamentos para que su corazón no se dañe a un más, yo ahora enfrento el mismo destino”, así lo confesó “Rosy”, una de tantas mexicanas que padece hipertensión.

Hay muchos factores que desencadenan este tipo de afecciones cardiacas, pero en su caso, la soledad, tristeza y depresión, han sido los detonantes que las mantienen a ella y a su madre, encadenadas a un “coktel” diario de fármacos para ayudar a su corazón a funcionar mejor.

“Palpitaciones constantes, subidas de presión primero a 140, luego a 160, y para mi la más fuerte de 180, dolores muy fuertes de cabeza, y hasta un sangrado nasal, me llevaron al médico general y éste de inmediato me pasó con el cardiólogo y lo que no debió ser sorpresa no lo fue, pues algo me decía que llevaba el mismo camino de mi mamá”, externó.

Y es que signos inconfundibles de alta presión son precisamente parte de los que Rosy enfrentó:

La hipertensión maligna es una forma peligrosa de presión arterial muy alta. Los síntomas incluyen, según MedlinePlus:
• Dolor de cabeza fuerte
• Náuseas o vómitos
• Confusión
• Cambios en la visión
• Sangrado nasal

La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a su cuerpo. Hipertensión es el término que se utiliza para describir la presión arterial alta. Si se deja sin tratamiento, la presión arterial puede llevar a muchas afecciones médicas. Estas incluyen enfermedades del corazón, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal, problemas en los ojos y otros problemas de salud.

¿Cuál es la lectura normal de presión arterial
Las lecturas de la presión arterial generalmente se dan como dos números. El número superior se denomina presión arterial sistólica. El número inferior se llama presión arterial diastólica. Por ejemplo, 120 sobre 80 (escrito como 120/80 mm Hg).
• Una presión arterial normal es cuando la presión arterial es menor a 120/80 mm Hg la mayoría de las veces.
• Una presión arterial alta (hipertensión) es cuando uno o ambos números de la presión arterial son mayores de 130/80 mm Hg la mayoría de las veces.
• Si el valor del número superior de su presión arterial es entre 120 y 130 mm Hg y el valor del número inferior es menor a 80 mm Hg, se denomina presión arterial elevada.
Si tiene problemas cardíacos o renales, o si tuvo un accidente cerebrovascular, es posible que el médico le recomiende que su presión arterial sea incluso más baja que la de las personas que no padecen estas afecciones.
Las causas
• La cantidad de agua y de sal que usted tiene en el cuerpo
• El estado de los riñones, el sistema nervioso o los vasos sanguíneos
• Sus niveles hormonales
• Es afroamericano (mayormente)
• Es obeso
• Con frecuencia está estresado o ansioso
• Toma demasiado alcohol (más de 1 trago al día para las mujeres y más de 2 al día para los hombres)
• Consume demasiada sal
• Tiene un antecedente familiar de hipertensión arterial
• Tiene diabetes
• Fuma
La hipertensión causada por otra afección o por un medicamento que esté tomando se denomina hipertensión secundaria. Esta puede deberse a:
Para Rosy y su madre, vivir la pérdida de varios familiares de manera seguida, han sido el mayor de los detonantes, su vida ahora está anclada a medicamentos, ejercicio constante, buena alimentación, terapias psicológicas para reducir su estrés y depresión, en sí, llevar una vida equilibrada para que la vida siga y como Rosy comenta, “hacer que el legado de quienes se nos adelantaron, esté siempre presente”.

“Uno debe amarse y cuidarse, y con eso honramos a quienes se fueron; el legado de quienes se nos adelantaron debe estar presente y por eso hay que cuidarnos todos y no dejarnos abatir, no dejarnos caer, porque la tristeza se mide en razón de nuestra vida, y yo quiero estar sana, sin importar los medicamentos que deba usar y que me dé el doctor, ni las largas caminatas, ni idear ahora conla pandemia la manera de hacer ejercicio, todos deberíamos cuidar nuestro corazón, y evitar que sea nuestra propia mente, la que nos lleve a que sufra y se dañe”, concluyó.

LM

Fuente: Línea Directa

Comentarios

velit, odio Curabitur adipiscing at mattis elementum