LEYES

¡Mi pareja no se quiere divorciar! ¿Ahora qué hago?

Cuando una de ambas partes no quieren dar por terminado el matrimonio, el proceso de divorcio puede llegar a durar hasta 2 años

¡Mi pareja no se quiere divorciar! ¿Ahora qué hago?
Por
Escrito en MÉXICO el

De acuerdo con la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cualquiera de los cónyugues que tenga deseos de finalizar el matrimonio, puede hacerlo sin necesidad de que ello implique la obligación de dar explicaciones.

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google New

"El libre desarrollo de la personalidad protege la autodeterminación del individuo, por eso el cónyuge que quiere divorciarse tiene derecho a hacerlo sin necesidad de expresar una causa específica". Indica la Suprema  Corte de Justicia de la Nación.

La corte establece que el régimen de disolución del matrimonio que exige la acreditación de causales, vulnera el derecho al libre desarrollo de la personalidad. Esto implica que en México puedes iniciar el trámite de divorcio sin necesidad de que ambas partes estén de acuerdo.

La legislación vigente en estos momentos solo contempla algunos pequeños requisitos para que una persona pueda acceder al divorcio por esta vía. En concreto, establece que es indispensable que hayan transcurrido, al menos, tres meses desde que se contrajo matrimonio y que una de las partes lo solicite formalmente.

Lo ideal es que ambas partes estén de acuerdo y así pueda agilizarse el proceso. Si este acuerdo no se produce, el divorcio irá al juzgado de los contencioso que corresponda y será un juez el responsable de regular la ruptura. En este sentido, establecerá, en función de su criterio, todos los aspectos que hubiese recogido el acuerdo de divorcio entre ambas partes y obligará a su cumplimiento.

Cabe destacar que la parte que no quiere conceder el divorcio puede pedir a su abogado que presente todos los escritos de queja, recursos y objeciones tanto a la demanda de divorcio como a la sentencia emitida por el juez con el propósito de retrasar al máximo posible el proceso. De hecho, tiene la potestad de llevar la causa hasta la Audiencia Provincial si lo estima importante. Sin embargo, esto conlleva una serie de gastos en abogados, procuradores, detectives, tasas, peritos y otros elementos muy considerables.

Todo ello puede hacer que el proceso de divorcio se demore uno o dos años.