EXTINCIÓN

Caballito de mar mexicano cabalga hacia la extinción

En los últimos 21 años se han registrado dos grandes casos de exportación ilegal y ninguno de ellos ha sido castigado o documentado propiamente

Caballito de mar mexicano cabalga hacia la extinción
Por
Escrito en MÉXICO el

Especie emblemática para la conservación marina y la protección de hábitats clave ante la emergencia climática, el caballito de mar enfrenta un pronunciado declive que lo hace cabalgar hacia la extinción, con la disminución en las últimas dos décadas de más del 90 por ciento de su población en el Golfo de México, Península de Yucatán y Mar Caribe.

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google New

El caballito de mar es un pez con forma equina resultado de la evolución, que puede vivir de uno a cinco años, medir hasta 29 centímetros de largo y pesar poco menos de 500 gramos en edad adulta.

Con movimientos muy lentos y colores llamativos, vive a poca profundidad en arrecifes de coral, pastos marinos y manglares, que son importantes sumideros de carbono y barreras naturales contra huracanes.

Presente en el planeta desde hace 40 millones de años, el Hippocampus sirve para monitorear la salud del ecosistema con parámetros adecuados de oxigenación y temperatura, así como para regular la existencia de pequeños crustáceos, pulgas de agua y larvas de peces.

A pesar de su importancia para enfrentar el calentamiento global, México ocupa el tercer lugar como mayor exportador de caballitos de mar secos a China para su uso en la medicina tradicional como supuesta cura para enfermedades renales y para tratar la impotencia sexual masculina, ya que se utiliza en la elaboración de pomadas que se untan en los genitales.

Además de que se consumen en banderillas como botana o triturados en sopa, té o vino de arroz, lo que cada vez tiene mayor demanda.

Como suele ocurrir con el tráfico de especies, la impunidad es el sello de la casa, ya que de acuerdo a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), del año 2000 a lo que va de 2021, sólo se impuso una multa por el comercio ilegal de dos mil 500 caballitos de mar vivos en Mazatlán (abril de 2016).

Además de que entre 2013 y 2018 se presentaron 27 denuncias penales, que hasta la fecha no han sido resueltas.

En respuesta a una solicitud de información con base en la Ley General de Transparencia, la autoridad encargada de la vigilancia, inspección y conservación de nuestros recursos naturales, dio a conocer que a lo largo de estos 21 años, se lograron asegurar 89 mil 212 ejemplares de caballito de mar entre vivos y deshidratados, así como mil 910 kilogramos, que no fueron contabilizados por pieza.

Si tomamos en cuenta que cada caballito de mar seco pesa 2.5 gramos, para un kilo se requieren alrededor de 400 ejemplares, por lo que mil 910 kilogramos son aproximadamente 764 mil piezas.

Por lo anterior, el total decomisado de 2000 a 2021, de acuerdo con cálculos conservadores, es de 853 mil 212 ejemplares de caballito de mar o dos mil 133 kilogramos.

Los mayores aseguramientos se realizaron en 2013, 2014 y 2017 en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y en Ensenada, Baja California.

"Cuando vivimos en un país donde los homicidios, los secuestros, los feminicidios quedan impunes, qué podemos esperar de la venta ilegal de caballitos de mar”, lamentó Joaquín de la Torre, director regional para América Latina y el Caribe del Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW).

Dijo que también la inseguridad juega un papel muy importante en este tipo de ilícitos, porque no puede ser que por miedo a las reacciones violentas como la quema de embarcaciones e instalaciones, las autoridades dejen actuar libremente a los traficantes de especies, como sucede en el Alto Golfo de California con la captura ilegal del pez Totoaba.

Con información de Excelsior