Internacional

¿Qué es, por qué ocurre la parálisis del sueño y cómo puedes evitarla?

Algunos de los síntomas incluyen alucinaciones tanto visuales como auditivas y sensaciones como asfixia...¿lo has sentido?

La ansiedad, el estrés y el nerviosismo pueden generar problemas al momento de dormir y la parálisis del sueño es una de tantas afecciones que puede tener una persona que evitan que tenga un descanso reparador.

La parálisis del sueño es un trastorno en el cual la persona que lo sufre siente que está consciente pero que es incapaz de mover su cuerpo o hablar, aunque sí puede percibir lo que está sucediendo a su alrededor, de acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, Medlineplus.

Mira Niño que salvó a su hermanita del ataque de un perro recibirá escudo del Capitán América

Padecer esta condición genera angustia, miedo y desesperación en la persona afectada, quien podría ser padecerla al momento de empezar a dormir o al despertarse.

Alrededor del 50 y 60% de la población ha sufrido alguna vez un episodio de este tipo en su vida y se asocia a niveles de estrés altos, ansiedad y malos hábitos del sueño, aunque también puede ser consecuencia de enfermedades físicas o mentales de mayor gravedad.

Puede interesarte Trump sustituye a su director de campaña antes de las votaciones

Aunque se desconocen las causas exactas de estos episodios de parálisis del sueño, distintas investigaciones sugieren que se producen por las siguientes razones:

  • No dormir suficiente
  • Carecer de un horario regular para dormir, como quienes trabajan por turnos
  • Estrés
  • Dormir boca arriba
  • Otros factores como padecer narcolepsia, trastorno bipolar, trastorno de pánico, también pueden causar parálisis del sueño.

La parálisis del sueño no afecta los movimientos involuntarios como la respiración o el latido del corazón, pero sí a aquellos músculos que movemos de forma voluntaria.

Es por eso que una persona puede detectar que sufre de una parálisis del sueño si identifica los siguientes signos:

Dificultades para respirar con normalidad, sensación de asfixia o presión en el pecho.

Capacidad para mover los ojos, algunas personas pueden abrirlos y otras no.

Miedo o pánico.

Ansiedad y angustia

Alucinaciones visuales: hay personas que dicen percibir o ver a alguien o algo en la habitación; algunos aseguran sentir que esa presencia quiere hacerles daño.

Alucinaciones auditivas: pueden percibirse distintos sonidos intensos como siseos, zumbidos, golpes, campanadas, chillidos, silbidos, sirenas, cristales que se rompen, música, ruidos de pisadas, etc.

Alucinaciones kinestésicas: sensación de caída de la cama, flotación, vibraciones que atraviesan el cuerpo, hormigueo.

Fuente: Línea Directa

Comentarios