Internacional

‘No estoy discapacitado soy ciego y capaz’: Conoce su historia

El joven de 34 años es un apasionado del alpinismo, actividad que práctica y es líder de grupos en diversas excursiones

Jesse Dufton escalando la montaña en Groenlandia  en 2017 (cortesía)

Jesse Dufton escalando la montaña en Groenlandia en 2017 (cortesía)

Estados Unidos.- Un joven invidente de 34 años realiza un peligro pasatiempo que lo apasiona sobremanera, ‘el alpinismo’.

 Jesse Dufton pese a perder la vista muy joven cuando estudiaba su doctorado, al concluir su carrera de Química en la Universidad en Bath, ha logrado adaptarse a su nueva vida y se ha convertido en un ejemplo para muchos.

El joven nació con una condición genética, retinitis pigmentosa, por lo que en poco tiempo,  su vista deterioró gradualmente.

‘En la escuela no podía leer el pizarrón y tenía que usar una lupa grande para los libros’, dijo Dufton en una entrevista.

El enojo fue la constante al avanzar el problema, sobre todo al no poder realizar ciertas actividades, pero comentó que con el tiempo  comprendió : ‘No tiene sentido dejarse llevar por el hecho de que no puedo ver, porque no lo cambiará’.

En cuanto a su pasión indicó ‘Comencé a escalar cuando era joven, mi papá me llevó a mi primera ruta de roca cuando tenía dos años. Toda mi escalada temprana fue la escalada tradicional al aire libre y el boulder en Fontainbleau, Francia’.

‘Mi padre me enseñó todo lo que sé y conduje mi primera ruta afuera cuando tenía 11 años, en este momento tenía aproximadamente un 20% de visión central borrosa y ninguna visión periférica’.

 ‘Las personas generalmente se sorprenden cuando descubren que no solo escalo, sino que también lidero las escaladas’.

La escalada ‘tradicional’ es cuando comienzas en la parte inferior, y cuando subes, pones los pedazos de equipo en las grietas y pasas las cuerdas a través de ellos como mecanismos de seguridad, ¡y esperas no caer!

Esto es diferente a la escalada ‘deportiva’ en la que alguien se ha levantado de antemano para perforar pernos de metal en la roca a través de la cual puede enganchar la cuerda, en lugar de tener que encontrar una grieta usted mismo.

‘Hubo un momento en que pensé que podría tener que renunciar a liderar a medida que mi vista empeoraba, pero nunca pensé que dejaría de escalar, solo aprendí a adaptarme con el apoyo de mis amigos’.

La gente a menudo me pregunta: “¿Por qué escalar rocas, no parece una buena actividad para una persona ciega?”

Pero cuando pienso en el peligro, cruzar la carretera es mucho más peligroso, y también es algo en lo que no tengo el control, dijo Duftom.

El joven asegura que ‘es muy posible que no fuera tan buen escalador si no fuera ciego, si no tuviera estos desafíos, no me enfocaría, esa determinación se construye a través de mi discapacidad’.

‘Cuando llego a la cima de una subida, no puedo apreciar la vista, pero la sensación de logro es increíble, hay muchos desafíos diferentes para escalar.

Por último Jesse Dufton  consideró que ‘Hacer esa escalada fue un testimonio de la perspectiva que siempre he tenido, que es que no estoy discapacitado, soy ciego y capaz’.

Te puede interesar: ¡Literal! Estudian caso de una niña de 11 años que llora ‘lágrimas de sangre’

Fuente: Línea Directa

Comentarios