Internacional

Lucha contra el SIDA: “Me contagié la primera vez que tuve relaciones”

Tenía 17 años y solo bastó una vez para que su vida cambiara para siempre

Jane solo había tenido relaciones con una persona cuando se contagió

Jane solo había tenido relaciones con una persona cuando se contagió

Irlanda del Norte.- Lo que vive Jane (nombre ficticio), le puede pasar a cualquiera, ella es una chica normal, tenía un novio como muchas mujeres y solo tenía 17 años cuando fue diagnosticada, la persona más joven en Irlanda del Norte.

Con su testimonio ella quiere acabar con dos mitos que siguen muy establecidos en pleno siglo 21, que es una enfermedad de homosexuales y que contagiarte es una sentencia de muerte.

“Solo me había acostado con una persona cuando me contagié, y cuando recibió el diagnostico me asusté muchísimo. Lo primero que hice fue buscar información en internet y ver películas, eso fue un error siempre encontraba gente muriendo, con la piel destruida y pensé eso me va a pasar a mi” relata la chica.

Su madre asegura que también al inicio tenía la cabeza llena de estereotipos, “pensé cómo es posible que le pase a ella, que es una joven normal, no es promiscua, pero ahora sé que nada tiene que ver, solo necesitas una vez para contagiarte y tu vida cambiará para siempre”.

La joven cuenta que después de si diagnóstico, empezó a tomar antivirales que redujeron muchísimo el conteo del VIH en su sangre, al grado que era indetectable y después de eso quedó embarazada.

“Durante mi embarazo tomé tres tipos de medicamentos diferentes para evitar que mi hijo se contagiara. Todo salió bien y ahora tengo un varoncito” y agrega que “ sí tengo VIH, pero eso no va a impedir que esté ahí para mi hijo”.

“No puedo cambiar mi pasado, pero si me gustaría decirle a las personas que si estas manteniendo relaciones sexuales debes estar protegido y pregunta a tu pareja ¿te has hecho una prueba?” señaló la joven.

La historia de Jane sirve para entender que el diagnóstico del VIH ya no es una sentencia de muerte.

“Tengo que convivir con el hecho de que soy seropositivo y por eso tengo que hacerme pruebas de sangre regularmente y tengo que estar siempre tomando una pastilla, pero eso no significa que voy a dejar que eso me arruine la vida”, finaliza la joven.

Fuente: Línea Directa

Comentarios

tristique eleifend quis venenatis, in accumsan efficitur. eget venenatis dolor. Sed neque.