Internacional

‘Houston, tenemos un problema’: La NASA improvisa cura tras una emergencia en el espacio

Un astronauta tuvo el susto de su vida en órbita cuando se le halló un coágulo en la yugular

México.- Antes no lo habían considerado, pero sucedió. Una trombo que le fue detectado a un astronauta mientras estaba en órbita, obligó a la NASA a improvisas una cura para evitar que este sufriera complicaciones en su salud.

No se sabe cuándo ocurrió exactamente , pero estos hechos ocurrieron durante un experimento de rutina en la Estación Espacial Internacional (ISS).

Escanearon el cuello de uno de los astronautas tripulantes y para sorpresa se le encontró el coágulo ocasionando que ráídamente se improvisaran medidas y decisiones médicas ya que al nunca haber considerado esta situación, carecían de tratamientos a bordo de la nave.

Esta situación en especifico es la primera vez que se detecta en un astronauta fuera de la Tierra, lo que demuestra que en los viajes espaciales aún hay riesgos para la salud que no están considerados o son desconocidos.

El astronauta afectado tenía dos meses en la estación espacial cuando la máquina de ultrasonidos que estudiaba la salud vascular de los tripulantes detectó ese coagulo en la vena yugular lo que puede tener complicaciones potencialmente mortales, como sepsis sistémica y embolia pulmonar.

Era urgente actuar aunque el paciente estuviera en órbita, por lo que la NASA coordinó el operativo de emergencia.

Por suerte la nave contaba con anticoagulantes, pero solo 20 dosis inyectables y jeringas limitadas, y no llegarían nuevos suministros hasta pasados 40 días.

Tampoco tenían antídotos frente a los efectos que pudieran tener estos, por lo que una hemorragia podría ser mortal.

Los médicos optaron por acudir a un especialista en trombos ajeno a la agencia espacial, el doctor Stephan Moll de la Universidad de Carolina del Norte, que estableció un plan para racionar las dosis hasta que llegaran las provisiones.

“Cuando el astronauta llamó al teléfono de mi casa, respondió mi esposa y luego me pasó el teléfono diciendo: ‘Stephan, una llamada telefónica desde el espacio’. Eso fue bastante sorprendente”, cuenta el especialista.

“Solo quería hablar conmigo como si fuera uno más de mis pacientes. Y, sorprendentemente, la conexión de la llamada era mejor que cuando hablo con mi familia de Alemania, a pesar de que la ISS recorre la Tierra a 28.000 kilómetros por hora”.

El astronauta estuvo haciendo lo que el especialista le recomendó hasta que el trombo fue remitiendo como se esperaba.

Ahora, la NASA estará más atenta a este nuevo riesgo para sus astronautas.

Fuente: Línea Directa

Comentarios

fringilla luctus quis, leo diam porta. venenatis sit justo