Internacional

Hallan en el mar supuestos restos de cohete surcoreano Naro-1

El cohete de Corea del Sur Naro-1, de fabricación propia con un satélite científico, estalló en el aire a los dos minutos de su lanzamiento al espacio

Seúl.- La Marina
de Corea del Sur halló en aguas internacionales supuestos restos del cohete
Naro-1, que ayer estalló en el aire a los dos minutos de su lanzamiento desde
la base espacial surcoreana de Naro.
Según el Ministerio surcoreano de Ciencia y Tecnología, citado por la
agencia local Yonhap, los fragmentos que se cree pertenecen a la lanzadera
espacial fueron encontrados en aguas próximas a la isla meridional surcoreana
de Jeju.
Por el momento no se han ofrecido detalles sobre las características de los
restos, aunque según Yonhap podrían pertenecer al armazón exterior del cohete,
que tenía un grosor de tan solo 2 milímetros.
Los fragmentos serán entregados a la agencia espacial surcoreana (KARI), que
trabaja de cerca con Rusia, su socio en el proyecto del Naro-1, en la búsqueda
de los restos del cohete.
El de ayer fue el segundo intento fallido de Corea del Sur de enviar al
espacio un cohete de fabricación propia con un satélite científico.
A los 137 segundos del lanzamiento, el centro de control perdió
repentinamente el contacto con la nave cuando ésta se hallaba a 70 kilómetros de
altura.
El ministro surcoreano de Ciencia, An Byong-man, reconocía poco después que
aparentemente el Naro-1 había estallado durante el ascenso.
Las autoridades surcoreanas han formado un equipo de investigación que
incluye expertos rusos para determinar las causas del fracaso, que supone un
nuevo revés para las ambiciones espaciales de Corea del Sur.
En agosto del año pasado, una misión similar, bautizada con el mismo nombre
de Naro-1, fracasó porque, aunque las dos fases del cohete se separaron como se
esperaba, el satélite alcanzó mayor altitud de la planeada y no pudo establecer
una trayectoria orbital.
El país ha invertido desde 2002 unos 400 millones de dólares (cerca de 330
millones de euros) en el proyecto del Naro-1, la mitad de ellos destinados a
Rusia a cambio de ayuda tecnológica.

Fuente: Línea Directa

Comentarios

dapibus ut elementum facilisis leo id, elit. nec