TRIBUNAL EU

¿Qué quiere que? Tribunal de EU da la razón a condenado de querer morir fusilado

En Georgia, Estados Unidos, Michael Nance, quien es un preso condenado a muerte, realizó la petición de morir por puntos pelotón de fusilamiento en vez de una inyección letal, para evitar daños insoportables.

Georgia.Además de la inyección letal, el pelotón de fusilamiento existe en dependiendo de otros estados del país.
Escrito en INTERNACIONAL el

Estados Unidos.- Michael Nance, un preso condenado a muerte por el estado de Georgia, Estados Unidos, recibió la aprobación del tribunal estadounidense de morir fusilado a la inyección letal, método que Georgia tiene prevista hacia aquellos presos que recibieron la condena máxima.

A petición de Michael Nance, arrestado en por asesinato luego de robar un banco en 1993, argumentó que prefiere ser ejecutado por un escuadrón de fusilamiento que la inyección letal, método de ejecución presentada 1977  que se basa en introducir por vía intravenosa una cantidad de fármacos y que genera muerte por paro cardiorrespiratoria.

Sigue la información Internacional en la sección especial de Línea Directa

Esto con la justificación de tener las venas débiles y que la inyección le provocaría un daño insoportable.

En Estados Unidos se considera que las personas condenadas a muerte pueden proponer un método de ejecución alternativo si reduce el “riesgo de dolor severo”.

A través de una votación por el Tribunal Supremo de Estados Unidos, se consiguió el resultado de cinco votos a favor y cuatro en contra; el alto tribunal avaló que se cumpla con la voluntad del preso, quien dijo que la inyección letal le sería más dolorosa que el fusilamiento. Es así que este jueves se anunció la decisión, dándole la razón a Michael.

La inyección letal es el único método de ejecución previsto por la legislación de Georgia, pero el pelotón de fusilamiento existe en otros estados del país.

Te puede interesar: Bombero estadounidense diseña chaleco antibalas para niños tras matanza en Uvalde, Texas

Además, se sostuvo que este método puede ser alguno que esté previsto en un estado diferente al que sentenció al condenado.

En 2017, Georgia ejecutó con inyección letal a un preso que había pedido morir con un escuadrón de fusilamiento, pero por aquel entonces el Supremo se lo denegó.