ACOSO

Está acusado a casi 700 años de cárcel el “Pederasta de Instagram” por acoso y abuso sexual

El hombre tenía una doble vida, era abogado y entrenador de fútbol

Pederasta de Instagram.Está acusado a casi 700 años de cárcel por acoso y abuso sexualCréditos: Cortesía
Escrito en INTERNACIONAL el

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News

México.– A través de las redes sociales se dio a conocer que un hombre de 31 años de edad, conocido como el “Pederasta de Instagram”, fue condenado a casi 700 años de cárcel por delitos de abuso sexual, así como el de mantener relaciones sexuales y grabarlas, al igual que difundir contenido pedófilo y ciberacosar a casi cien menores de edad.

Fue a través de la Audiencia Provisional de Madrid que le impuso al hombre 686 años y 19 días de prisión por haber cometido delitos de abuso sexual a menores de 16 años, así como por 98 delitos de captación, además de 74 delitos por difusión de material pornográfico a menores de edad, 13 delitos de corrupción, 25 de exhibicionismo y un delito de tenencia de pornografía infantil; por otro lado la sala le absolvió 59 delitos de ciberacoso, tres de abusos sexuales y dos delitos de corrupción de menores.

Según un diario oficial local de Madrid que tuvo acceso al caso, dijo que el hombre fue identificado con el nombre de José Ángel y nació en 1991.

De acuerdo con información del diario que dijo que José Ángel contactó por medio de redes sociales, especialmente por Instagram, a menores de 16 años con la intención de mantener comunicación y hacer intercambios de fotos con ellos, pornografía, entre los años de 2015 y 2018.

Se dice que en ocasiones José se hacía pasar por un menor de edad y hacía creer a sus víctimas que hablaban con un adolescente, todo ello para tener conversaciones libidinosas que el hombre impulsaba para producir excitación sexual.

Es importante mencionar que en la resolución se dijo que el hombre de 31 años enviaba videos e imágenes a los jóvenes de una menor desnuda o masturbándose y les pedía que le enviaran contenido similar.

Cabe señalar que el hombre llevaba una doble vida, era abogado y entrenador de fútbol en la categoría de cadetes en un municipio al sur de Madrid.

Cuando ya hacía caer a sus víctimas en sus redes con engaños, les proponía hacer un trío con L., quien era como se identificaba él, y con un amigo de la supuesta “L”, que era él mismo.

Sin embargo, en otras ocasiones sí se presentaba como un hombre mayor de edad e intercambiaba tanto mensajes como fotos, las cuales eran de contenido sexual para provocar la excitación de sus víctimas.

Se dice que Ángel llegó a ofrecer dinero o regalos a los menores para que accedieran a mantener relaciones sexuales con él y de esa manera llegó a lograr que algunos sí accedieran a su petición.

De acuerdo con información oficial, se dijo que un principio contactaba a sus víctimas por medio de Instagram, pero posteriormente las conversaciones continuaban mediante WhatsApp.

Es muy importante mencionar que casi en una treintena de casos, el acusado se ganó la confianza de los menores de edad aprovechando la falta de madurez.