PANDEMIA DEL COVID-19

En Italia, antivacunas pagan hasta 150 dólares por enfermarse de COVID-19 en cenas de lujo

El gobierno italiano lucha contra aquellas personas que todavía se resisten a ser inmunizadas contra el virus, y que, aparte, acuden a fiestas con el fin de infectarse, sin medir las consecuencias a su salud que eso puede causarles.

Calles de Italia.Cómo si se tratara de un mundo al revés, mientras los gobiernos luchan contra la pandemia, hay quienes buscan infectarse. Créditos: El Clarín
Escrito en INTERNACIONAL el

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News

Italia.- Cómo si se tratara de "el mundo al revés", mientras que los gobiernos de todo el mundo trabajan a marchas forzadas para frenar la pandemia del COVID-19, en Italia, siguen proliferando las fiestas en las que las personas que se han declarado como "antivacunas" buscan infectarse del virus, y hasta pagan por ello. 

De acuerdo a El Clarín, en el país europeo que fue el primer epicentro del virus SARS-CoV-2, después de China, y en donde han muerto más de 140 mil personas, hay quienes pagan hasta 150 dólares por estar en una reunión con personas que han dado positivo a una prueba de detección. 

Hace apenas uno días, un antivacunas publicó un anuncio desesperado en el que decía, “Estoy buscando urgentemente un positivo y estoy dispuesto a pagar”; loas respuestas no se hicieron esperar y recibió invitaciones a las llamadas "Fiestas de COVID", las cuales se realizan, en su mayoría en la Toscana Italiana y hasta incluyen una cena de lujo con trufas y vino Barolo. 

Según el medio de comunicación español, estas personas están desafiando a las autoridades, justo cuando se anunció un nuevo protocolo con el que se exige a los mayores de 50 años de edad a vacunarse, bajo la advertencia de que si no lo hacen, habrá multas considerables o podrán ser despedidos de sus centros de trabajo. 

A poco más de dos años de que la pandemia fuera declarada y dejara consecuencias en la economía, la salud y la estabilidad mental de los ciudadanos, en otros países como Suiza, también se tiene registro de ese tipo de reuniones, por lo que las autoridades anuncian fuertes multas y hasta cárcel, mientras que los avances y las evidencias científicas sobre las vacunas no convencen a quienes se muestran escépticos y que, por cuestiones ideológicas, se niegan a recibir la dosis correspondiente para su protección.