TRAGEDIA

Bebé muere en su cuna: sus padres la descuidaron por ver televisión y jugar videojuegos

Los papás se desvelaron hasta altas horas de la madrugada y se levantaron la tarde del siguiente día, cuando se dieron cuenta de que la pequeña no respiraba

Bebé en su cuna: sus padres la descuidaron por ver televisión y jugar videojuegos (Cortesía)
Por
Escrito en INTERNACIONAL el

Escocia.- Un hombre admitió ser el responsable de la muerte de su hija de apenas 19 meses de edad, a quien descuido por estar jugando videojuegos y ver la televisión.

El padre de 27 años de edad admitió ante la Corte que dejaron tanto el como su esposa a la pequeña sola en su cuna y ellos estaban ocupados hasta horas de la madrugada.

De acuerdo con medios locales, los padres de la niña Kiera Conroy la dejaron en su recámara sola y se desentendieron de ella, estuvieron al televisor hasta las 06:30 horas y se fueron a dormir.

 Despertaron por la tarde y cerca de las 17:30 horas, cuando se alistaban para ir de visita con el padre de la mujer, descubrieron que la bebé 'estaba muy blanca y con vómito en la boca'.

La madre de Kiera, Kirsty Boyle, llamó a emergencias y los paramédicos llegaron a su casa, y aunque le dieron Reanimación Cardiopulmonar (RCP) a la bebé, ya no pudieron salvarla.

Michael Conroy, el papá de la niña, admitió que fue el responsable de no haberla atendido en los últimos días y exponerla a situaciones que pusieron en riesgo su integridad.

Durante la comparecencia de Conroy, el juez determinó en los cargos que en los tres días anteriores a la muerte de Kiera no le dio los alimentos y bebidas necesarios para una niña de 19 meses, además de que la pequeña estuvo expuesta a píldoras de valium, cuya sustancia activa es el diazepam, un medicamento utilizado como sedante y relajante, ya que hallaron algunas pastillas en la cuna de la niña.

Ante la Corte, Michael Conroy se declaró culpable por la muerte de la niña a causa de su descuido; Kirsty Boyle también enfrenta los mismos cargos, sin embargo, a ella no le aceptaron la declaración de culpabilidad, pese a que los dos admitieron que a causa de sus malos hábitos, la bebé había muerto.

Los papás de la niña dijeron que le habían dado leche a la bebé cuando se despertó por la noche, aunque los policías no hallaron evidencia de comida, leche o fórmula. Los hechos ocurrieron en diciembre de 2017, cuatro días antes de Navidad. En su audiencia, dijeron que todos los días solían desvelarse incluso hasta el amanecer por ver televisión; uno de los policías dijo que cuando llegaron a la casa, ambos lucían muy cansados y su casa estaba extremadamente desarreglada.

Ahora sólo resta esperar a noviembre, cuando Michael comparecerá nuevamente para recibir sentencia por la muerte de Kiera.

 DEBES LEER: Trágico: Joven toma litro y medio de refresco frío y después muere