CIENCIA

Encuentran fósil de cocodrilo enano de 148 millones de años; catalogado "Abuelo de los cocodrilos"

Paleontólogos argentinos y chilenos encontraron esta nueva especie que podría entenderse como el abuelo de los cocodrilos actuales. Medía solamente 70 centímetros y es uno de los pocos cocodrilos que habitaron la Tierra durante el período Jurásico, junto a los dinosaurios.

Por
Escrito en INTERNACIONAL el

Chile.- A unos 1,500 metros de altura en la Cordillera Patagónica, al sur de Chile, tuvo lugar una expedición paleontológica conjunta con científicos chilenos y argentinos que descubrieron restos fósiles de un esqueleto de cocodrilo de 148 millones de años.

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News

De acuerdo al Dr. Fernando Novas, jefe del Laboratorio de Anatomía Comparada y Evolución de los Vertebrados del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN) e investigador en jefe del CONICET, se encontraron parte del cráneo, la columna vertebral y las extremidades inferiores del animal, con lo que pudieron determinar que se trataba de una nueva especie de cocodrilo ‘enano’ cuyo nombre científico desde ahora es Burkesuchus mallingrandensis.

“Este era un pequeño cocodrilo de no más de 70 centímetros de largo, en claro contraste con los cocodrilos marinos de seis metros de largo que prosperaban en aquel entonces en lo que es la actual provincia de Neuquén, la cual estaba cubierta por el mar antes del ascenso de la Cordillera de los Andes”, relató Novas, autor principal del estudio publicado en la revista Scientific Reports del grupo Nature.

Por su parte, el Paleontólogo Federico Agnolin, investigador del MACN y coautor de este estudio, agregó que en aquella época, en los mares existieron cocodrilos predadores, pero, éste ejemplar era modesto y pequeño, aunque representa a los cocodrilos terrestres y su descendencia, de los cuales se conocen muy pocos a nivel mundial.

“Si bien no pudimos encontrar el hocico de esta especie, su pequeño tamaño, así como sus dientes pequeños y agudos, nos hacen pensar que el Burkesuchus era un carnívoro pequeño que posiblemente se alimentaba de invertebrados como insectos o crustáceos, o pequeños vertebrados como podrían ser los peces. Lo que conocemos del Burkesuchus indica que no tenía la capacidad de capturar presas de gran tamaño, o desgarrar grandes trozos de carne como si lo hacen los cocodrilos vivientes”, precisó Agnolin.

El nombre Burkesuchus mallingrandensis significa ‘el cocodrilo de Burke procedente de Mallín Grande’, por la ubicación de los fósiles, el hallazgo de este pequeño abuelo de los cocodrilos se produjo a 1.500 metros de altura. Allí, aflora un yacimiento paleontológico del período Jurásico. Este lugar fue descubierto en 2004, cuando se extrajeron los restos fósiles del dinosaurio herbívoro Chilesaurus diegosuarezi. Para poder rescatar estos fósiles, se utilizaron maquinarias para cortar el fragmento de roca donde estaban alojados.

La extracción del cocodrilo duró dos días y durante el resto de la campaña se continuaron encontrando más fósiles del dinosaurio Chilesaurus. La preparación del cocodrilo se realizó en el MACN. Llevó varios meses separar la dura roca de estos fósiles y, posteriormente, comenzó el estudio de estos materiales, para lo cual se realizó el escaneo en 3D de cada pieza encontrada, para así poder desarrollar el esqueleto completo de este animal.

Te sugerimos: Video: Hombre lleva a su novia por la vacuna contra COVID-19, se encuentran a su esposa