ARGENTINA

“Desesperación y dolor”: Lo que sintió una madre; su niño se electrocuta con lavarropas y muere

Tras lavarse las manos en el electrodoméstico para lavar ropa un niño recibe una descarga eléctrica mortal

Por
Escrito en INTERNACIONAL el

Argentina.- Un pequeño de tan solo seis años de edad murió electrocutado en ciudad evita, partido de la Matanza.

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News

Los hechos ocurrieron el pasado domingo 10 de octubre en un barrio carente llamado 28 de octubre, lugar que no cuenta con agua de red ni con acceso regularizado a la energía eléctrica.

El niño falleció tras intentar lavarse las manos dentro de un lavarropas, luego de que su madre le indicara asearse las manos con el fin de eliminar restos de suciedad, debido a que la familia compuesta por sus papás y otros cuatro hermanitos se preparaban para la cena.

La victima conocida con el nombre de Omar en primera instancia debía lavarse las manos en uno de los recipientes con los que la familia recolectaba agua, no obstante, como era muy pequeño para alcanzarlos, optó por dirigirse al electrodoméstico para lavar ropa sin imaginar que este se encontraba enchufado.

Fue al instante que recibió una descarga eléctrica mortal y a pesar de que vecinos del barrio trataron de reanimarlo y movilizarlo al hospital, falleció al momento por un paro cardiorrespiratorio.

Por su parte, Iris Aguayo una de la vecina cercana a la familia dijo que tras el incidente del menor además de sentir una gran tristeza también percibió una gran importancia y dijo

Pudo haber sido mi hijo”, además señaló que no puede sacarse y borrar de su cabeza la trágica imagen de desesperación de la madre de Omar y el dolor que le provocó la pérdida de su hijo.

“A lo largo de estos tres años, hicimos todo tipo de reclamos para que el barrio se pudiera mejorar, pero nunca tuvimos respuesta. Los habitantes de los barrios populares también tenemos derecho a vivir bien", mencionó la mujer.

"Esta familia había llegado al barrio hace un año más o menos. Antes alquilaban en otra parte, pero no pudieron seguir pagando el alquiler el papá es cartonero y la mamá, vendedora ambulante, los vecinos los ayudaban con el cuidado de los chicos mientras ellos salían a trabajar, ahora tienen que llorar la pérdida de un hijo que solo quería lavarse las manos, no es justo” finalizó.