MEDICAMENTO

“Autorización de emergencia” Farmacéutica solicita aprobación de su pastilla contra COVID-19

Si la petición es idónea para la FDA (La Administración de Medicamentos y Alimentos) sería el primer procedimiento oral para contender el COVID-19

Escrito en INTERNACIONAL el

Estados Unidos.- Se ha gestionado la autorización de emergencia por parte de la empresa farmacéutica Merck & Co, que se efectúa en resto del mundo como Merck Sharp & Dohme o MSD, quien solicita por parte de los órganos  reguladores estadounidenses de su píldora contra COVID-19.

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News  

Será en los próximos meses cuando MSD y Ridgeback, quienes desarrollaron el fármaco; exhiban peticiones semejantes en otros países, así lo han indicado a través de una nota de prensa.

La solicitud de uso de emergencia de su pastilla contra COVID-19 a la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) de EE.UU. se produce diez días después de que la farmacéutica anunciara que un análisis interino del uso del compuesto Molnupiravir había mostrado una reducción de alrededor de 50 por ciento en el riesgo de hospitalización o muerte entre pacientes con esta enfermedad.

“El extraordinario impacto de esta pandemia demanda que nos movamos con una urgencia sin precedentes”, detalló Robert Davis, el presidente la compañía.

De acuerdo con la información, si la petición es idónea para la FDA (La Administración de Medicamentos y Alimentos) sería el primer procedimiento oral para contender el COVID-19, en especial para los países de bajo ingreso, donde actualmente su ritmo de vacunación se encuentra muy por debajo de los estándares.

Por su parte, la prueba clínica manifestó que además de la composición de Molnupiravir el 7.3 por ciento de los pacientes que obtuvieron el medicamento han sido hospitalizados y además en un el lapso de 29 días tras recibir el placebo, fallecieron.

Lo que ha arrojado que entre los pacientes que recibieron Molnupiravir, no hubo muertes, mientras que fueron ocho víctimas mortales las del grupo que recibió un placebo.

El informe señaló, además, que todos los participantes no habían recibido vacunas contra COVID-19 y tenían al menos una condición subyacente que les ponía en riesgo mayor de desarrollar un caso más grave de la enfermedad.

Además, arrojó que los partícipe no recibieron vacunas contra COVID-19 y que tenían al menos una condición invisible que los ponía ante una exposición mayor a desenvolver alguna enfermedad de riesgo peligroso.

Temas