PREVENCIÓN

Rosario y Escuinapa se declaran en sesión permanente ante la presencia de “Nora”

Se evalúan de nuevo los albergues en estos municipios del sur de Sinaloa, y piden a la población mantenerse informada sobre el desarrollo del fenómeno para evitar sorpresas

Rosario y Escuinapa se declaran en sesión permanente ante la presencia de “Nora”.
Escrito en CLIMA el

Mazatlán, Sin.- Ante la presencia de “Nora” en el Pacífico mexicano, y los efectos que pudiera causar a su paso en la zona, el sur de Sinaloa está en constante vigilancia y monitoreo, al grado que Rosario y Escuinapa está en sesión permanente, además de que están listos los albergues para habilitarse en el momento que requieran, aseguró Óscar Osuna Tirado.

Da click aquí y encuentra más información de Línea Directa Portal en nuestra página de Google News

El coordinador de Protección Civil Estatal para el sur de Sinaloa, indicó que incluso en las últimas horas han revisado los puntos de refugio, que sería de primera instancia para proteger a las familias que lo ocupen, en caso de necesitarse, o ubiquen en las zonas bajas o colindantes a los cuerpos naturales de agua.

“Los municipios del sur de Sinaloa, como Rosario y Escuinapa están en sesión permanente, ya están evaluando nuevamente los albergues, haciendo los recorridos y obviamente cada uno de esos municipios tienen valles están en coordinación con cada uno de los comisarios tanto de Rosario y Escuinapa, con los valles que tienen ahí pegados con la zona de la costa, precisamente de que estén pendiente, de igual manera que ellos detecten sus zonas de riesgo”.

Indicó que hasta la tarde de este viernes, la alerta se ubica en color azul, lo cual indica peligro mínimo, pero aun así han revisado las zonas bajas en los municipios de Rosario y Escuinapa, a efecto de tener bajo control y saber por dónde hacer frente.

Osuna Tirado pidió a la población estar prevenida y checar la información que se emita en estas próximas horas sobre el desarrollo de este fenómeno, además de que sus documentos los conserven a la mano, protegiéndolos de que no se les puedan mojar, y donde sea necesario y sus casas sean débiles, accedan a dejarlo y acudir a un albergue.