Y el tesoro tuvo que esperar un día más para ser descubierto…

Las carencias de la Fiscalía General del Estado, tanto de personal como de equipo de trabajo, fueron la causa de un retraso de horas para dar fe de una fosa clandestina

Culiacán, Sin.- Unidas y unidos bajo un mismo sentir, con un objetivo unánime y con las esperanzas de encontrar a sus seres queridos, esta mañana el grupo de la brigada estatal de búsqueda conformada por los colectivos de familiares de personas desaparecidas de la zona norte centro y sur del estado, localizó al menos una fosa que dio “positivo”.

Ataviadas con ropa gruesa, mantas, paños y sombreros de tela tipo cazador para soportar las altas temperaturas registradas en los últimos días en la zona, el grupo conformado por poco más de una veintena de personas se dio cita a la mañana de este miércoles en una zona enmontada al norte de la comunidad de Mojolo.

Con palas, picos, herramientas y todo lo que sirva para escarbar, los voluntarios iniciaron la búsqueda en una zona arenosa por donde pasa un arroyo seco que atraviesa el camino de terracería que lleva al canal Humaya.

Te puede interesar: Policiaca: Las buscadoras encuentran más restos humanos en Culiacán

No tardaron mucho en encontrar algunos restos humanos. Con alegría se abrazaron para pedir a Dios por esa alma, ese ser que fue sepultado en un lugar inhóspito donde solamente los testigos o sus asesinos saben el lugar exacto de su maldad.

Rápidamente se le dio aviso a la autoridad competente para que diera fe del hallazgo y lo que siguió después fue esperar, esperar y esperar cuatro largas horas soportando los 41 grados centígrados a la intemperie en una zona de alto riesgo donde el abarrote más cercano para comprar víveres estaba a tres kilómetros y medio de distancia.

La pesada carga de trabajo que se registró el día de hoy en la zona centro del estado, dejó al descubierto las carencias tanto de personal cómo de equipo en el área de Servicios Periciales dependiente de la Fiscalía General del Estado.

Esta noche un tesoro seguirá sepultado bajo la tierra. Una riqueza cuyos familiares claman al creador para encontrarlo. Un tesoro que alguien escondió para que no fuera encontrado pero que el gran amor de una madre, un padre, un hermano o hermana lo hizo posible.

Fuente: Línea Directa

Comentarios

pulvinar ultricies felis suscipit in sem, justo Sed