Crónica: La tragedia ‘rozó’ a la Guardia Nacional en Sinaloa…

El avanzado estado de ebriedad de un conductor irresponsable por poco acaba con la vida de cinco elementos de esta corporación de seguridad

Culiacán, Sin.- Los envases de cerveza vacíos en la unidad lo delatan. A pesar de haber dejado a su suerte a cinco elementos de la Guardia Nacional, el conductor de la unidad que ocasionó el accidente invadido por el remordimiento y el sentimiento de culpa se ocultó en un monte cercano al sitio desde donde permanece en soledad y bajo la complicidad de matorrales y nopales observando de lejos la escena.

En el lugar algunos dicen que se encuentra escondido a unos metros de distancia de donde ocurrió el choque, pero nadie lo conoce. Solamente los lugareños saben que es un extraño, que no es de aquellos rumbos y lo acusan con sus miradas esporádicas. Luego, al verse descubierto se aleja poco a poco hasta perderse entre el caserío, mientras los efectivos de la Guardia Nacional escudriñan el sitio para tratar de ubicar alguna sospecha.

Los vecinos del lugar lo ven, pero guardan silencio y se arremolinan a la orilla del canal pavimentado para ver lo más cerca que se pueda la escena, mientras discretamente sacando sus teléfonos celulares para tomar alguna imagen o video del percance, pero sin levantar sospechas con los uniformados que en otras ocasiones han llamado la atención cuando se encuentran grabando.

Puedes leer: Se accidentan elementos de la Guardia Nacional en Culiacán; hay varios lesionados

Apenas unos minutos antes y poco después de las 4:30 de la tarde, cuatro elementos varones de la Guardia Nacional y una mujer circulaban por la ya muy conocida carretera pavimentada que comunica del ejido El Ranchito a la sindicatura de Costa Rica. Venían del complejo residencial militar El Sauz ubicado a unos cinco kilómetros al sur y se dirigían a Culiacán.

Ninguno de los cinco elementos de la Guardia Nacional se imaginaban lo que el destino les preparaba metros adelante. Al llegar a la curva más pronunciada de la carretera en mención, dónde se encuentra el puente que atraviesa el canal San Lorenzo para llegar al ejido Los Huizaches, un vehículo le salió al paso de manera sorpresiva y sobrevino el percance.

“Lo que dicen los elementos es que ellos transitaban de sur a norte y al llegar a esta curva que está para agarrar el puente, la camioneta Toyota Hilux blanca que se ve allá al fondo transitaba con dirección al sur, les invadió el carril y la patrulla se impactó con el frente en la parte trasera de la caja del lado del conductor”, señala un agente de tránsito que se encarga de realizar los peritajes correspondientes del accidente.

Debido al impacto y la poca visibilidad que había en ese momento por la puesta del sol que les quedaba de frente, el chofer de la patrulla de la Guardia Nacional, una camioneta Chevrolet Silverado del color blanco modelo reciente, se impacto de frente contra el sólido muro de concreto del barandal del puente.

En ese lugar al menos dos elementos salieron volando por encima del vehículo, resultando con lesiones al golpearse con los tubos de la estructura de la patrulla y después cayeron al suelo, pero por fortuna no alcanzaron a caer al canal que en esos momentos llevaba bastante agua.

Al ver la gravedad del accidente y lo confundido que quedaron los uniformados a causa del golpe, el conductor de la camioneta responsable se retiró del lugar y según los vecinos del sector que alcanzaron a verlo, se escondió en un lugar cercano entre el monte y una nopalera, mientras se calmaban las cosas y después se retiró.

La solidaridad de las distintas corporaciones policiacas y cuerpos de emergencia no se hizo esperar, rápidamente la respuesta llegó y los socorristas auxiliaron a los agentes, los cuales a bordo de varias ambulancias los llevaron al hospital del Issste, donde quedaron internados.

Durante las investigaciones se supo que en la unidad del conductor qué provocó el accidente se encontró una hielera con varias latas de cerveza cerradas y otras más que ya habían sido consumidas, por lo que las autoridades presumen que esta persona viajaba en avanzado estado de ebriedad y lo que para él era un momento de alegría, a punto estuvo de convertirse en una tragedia para la Guardia Nacional.

Fuente: Línea Directa

Comentarios