Otra del Congreso…

Arremetió la síndica procuradora de Mazatlán, Elsa Isela Bojórquez Mascareño, contra el alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, por las constantes vacaciones… ejem, giras de trabajo, que realiza a cada ratito, sobre todo porque dijo que ni siquiera pide permiso sino solo “avisa”, cual si fuera el “patrón de su propia empresa privada”.

Y es que no hay que pensarla mucho ni hacer mucha investigación para recordar que en menos de un mes, el “Químico” Benítez ha ido a Los Cabos, Baja California Sur; a Guanajuato, y el más reciente a la ciudad de Medellín, en Colombia. A estos constantes viajes les podríamos hacer varios peros: entre ellos, cuánto se ha gastado y si eso se ha reflejado en acciones y beneficios para Mazatlán.

Pero lo más preocupante es que, como bien señala el regidor Rodolfo Cardona Pérez, cuando el “gato no está, los ratones hacen fiesta”. Lo que el edil quiere decir es que en cada periodo de ausencia, el ayuntamiento completo se pone en “stand by”, los funcionarios a veces ni van a trabajar y mientras tanto que arda el municipio en violencia, escasez de agua, robo a comercios, que total, todo puede esperar a que termine el viaje del presidente municipal. ¿O no?

Nos hacen ver que el “pique” que hasta ahora se ha visto entre el PRI y Morena en el Congreso del estado por el tema de las cuentas públicas del 2017, es cosa de niños comparado con lo que vendrá la próxima semana cuando se suban al Pleno los dictámenes que envíe la Auditoría Superior del Estado.

Hasta ahora hemos visto una serie de dimes y diretes principalmente entre el presidente de la Comisión de Fiscalización, el morenista Marco Antonio Zazueta, quien acusó al PRI de querer confundir a la ciudadanía con este tema, mientras que el tricolor reviró a través de Gloria Himelda Félix, y dijo que Morena intenta dar “un albazo”. Hasta ahora, el meollo del asunto ha sido si dicha comisión puede cambiar el sentido, ya sea aprobatorio o reprobatorio, de los dictámenes de la ASE.

Los priistas rotundamente dicen que no, pues así lo marcan todas las leyes que componen el Sistema Estatal Anticorrupción, mientras que los morenistas argumentan que la Constitución local sí los faculta, y ese es el máximo mandamiento legal en el estado. Veremos cómo se desarrolla todo pero nos adelantan que la discusión se pondrá buena y se alargará bastante, tanto que ya se contempla realizar un periodo extraordinario…

Tal y como lo pedimos ayer en este espacio, salió el alcalde Manuel Guillermo Chapman a explicar este raro tema de su “súper asesora” que recibe semejante sueldito de 71 mil pesos al mes, apenas 2 mil menos que él… y justificó la situación argumentando que esta persona, de nombre Diana Margarita Rubio, tiene “mucha experiencia en materia administrativa y en el manejo de documentos”.

Don Billy explicó que se tomó la decisión de contratarla al conocer el “desorden” con el que recibió la administración, y aseguró que una de sus funciones es revisar a detalle la documentación que tiene que firmar para que él pueda estampar su rúbrica con toda la confianza. Sobra decir que la explicación no deja muy contenta a la ciudadanía, quien en redes sociales le reclamó a Chapman que si tan experimentada es la señora Rubio y es quien termina por revisar a detalle todos los documentos, sería mejor que ella se quedará en la silla municipal. ¡Plop!

Aunque prácticamente improcedente esa petición ciudadana, no deja de ser un reflejo de la inconformidad con esta situación, que va por completo en contra de la austeridad que pregona la Cuarta Transformación. Por cierto, nos aseguran que Diana Margarita Rubio tiene tras de sí un historial no muy transparente, pues fue funcionaria federal en la administración pasada y pesan sobre ella algunas acusaciones de malos manejos. ¿Será? Habrá que profundizar más en este asunto…

Vaya, vaya con la declaraciones hechas por lasenadora Imelda Castro Castro, quien en entrevista con Línea Directa reconoció que al menos de su parte (y suponemos que también de su compañero Rubén Rocha Moya) no hay una coordinación ni comunicación efectiva con el “superdelegado” Jaime Montes Salas.

Llama la atención porque se supone que los senadores y el coordinador de los Programas del Bienestar deberían estar trabajando muy de la mano con la tarea de representar el sentir y el interés de los sinaloenses ante el gobierno federal. Pero al parecer cada quien trabaja por su lado y para llevar agua a su molino.

Así está la cohesión al interior de Morena. Eso sí, Doña Imelda sentenció que buscarán a la brevedad establecer una coordinación más cercana con el superdelegado. Esperemos que lo logren pronto, y cuando lo hagan, que de pasadita nos avise dónde anda Don Jaime, que ya tiene unos días que no tenemos nuevas de él, a tal nivel que en redes sociales ya hasta lo andan “rastreando” a través de carteles de Alerta Amber… Así se las gastan. O peor… Comentarios: [email protected]

Comentarios

odio venenatis, libero. eleifend id, vel, suscipit mi,