ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
19, Septiembre 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
APUNTE
Viene lo más difícil
02, Julio 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Una parte de esta columna ya estaba redactada, por razones de tiempo y cierre de ediciones, antes de iniciar la elección del pasado primero de julio. 

 
Escrito estaba que la ventaja de AMLO era ya inalcanzable y que el segundo lugar quedaría entre José Antonio Meade y Ricardo Anaya. También que, si el resultado no se daba con la contundencia esperada (la diferencia, en el promedio de todas las encuestas previas, era de alrededor de 20 puntos a favor de López Obrador) habría problemas y era casi seguro que la última palabra la diera el Trife, además de una movilización ciudadana sin precedentes que todo mundo intuía si el caso se diera.
 
Se vio, en las semanas previas, una cargada un tanto parecida a las de antaño, pero ahora a favor del candidato de Morena. La permanencia en el presupuesto, ya se sabe, es la diferencia entre la gloria y el infierno de la clase política mexicana.
 
Actores políticos hubo que apenas unas horas antes de la elección concretaban su huida de donde estaban (PRI, PAN, PRD, principalmente) y su “adhesión” al candidato de Morena.  
 
Meses antes, como se sabe, una buena cantidad de perredianos saltaron del barco que habían hundido. A todos los recibió AMLO y lo que con ellos resulte está por verse. 
 
CONTRA OTROS PRONÓSTICOS
Pues bien, ganó AMLO y, en lo que representa un precedente que debiera permanecer, el candidato José Antonio Meade reconoció, apenas unos minutos después del cierre de las casillas en el territorio nacional, la victoria del morenista.
 
Algunos militantes más viscerales y emotivos epígonos que esperaban, y quizás deseaban, otra cosa, tuvieron que buscar otros resquicios o la repetición de las consignas que “las redes” habían entronizado desde meses antes.
 
Es cierto que la duda era casi generalizada, pero también que la nueva conformación de las preferencias políticas hacía muy difícil que el sistema hiciera otra vez de las suyas. 
 
 
Ricardo Anaya también reconocería el triunfo de AMLO, casi 40 minutos después que Meade, y Rodríguez Calderón hizo lo propio minutos antes que el panista.  
 
De frente a los tiempos que vienen, hasta el ex presidente Carlos Salinas de Gortari se sumó a las felicitaciones. 
 
Hay que reconocer que la actitud de Meade y Anaya, también la de Rodríguez Calderón, ha sido muy madura y consecuente y eso es un buen mensaje para la ciudadanía mexicana, que se da a pesar de los augurios catastrofistas (y es que la mula no era arisca, ya se sabe). 
 
UNA JORNADA INÉDITA
Para las elecciones de ayer primero de julio se contó con el registro nominal de votantes más alto de toda la historia en México, con el mayor número de cargos en disputa (3 mil 400, entre federales y locales en 30 estados). También han sido los más caros.
 
Un día antes de la elección, se calculaba que cada voto costaría (considerando el monto total asignado al proceso, INE y Trife) 572 pesos, si la participación ciudadana era de casi el 62 por ciento. 
 
Si todos los votantes registrados en la lista nominal (89 millones 693 mil, 959: 43 millones, 62 mil 354 hombres y 46 millones, 631 mil 605 mujeres) hubieran votado, el costo por voto habría sido de 271 pesos, solamente considerando los presupuestos del INE y de los partidos, que son más de 24 millones de pesos.
 
Sumando el gasto del Trife y de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) la cantidad sube a 316 pesos por cada sufragio. 
 
En las elecciones del 2000 al 2012, la abstención estuvo entre el 36 y el 39.92 por ciento. En la de ayer, la participación ciudadana es alrededor del 63 por ciento.  
 
EN LA DANZA DE LOS MILLONES
En total (sin contar el gasto de los procesos estatales) para elegir presidente de la República, 500 diputados y 128 senadores, la erogación fue de 28 mil, 33 millones de pesos, la suma de los recursos para el Instituto Nacional Electoral (INE), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y el financiamiento a los partidos políticos.
 
Para el gasto 2018 y la elección federal, la coalición ‘Todos por México’ (PRI, PVEM y Panal) recibió un presupuesto de 863.96 millones de pesos; la coalición ‘Por México al Frente’ (PAN, PRD y Movimiento Ciudadano) 832.5 millones de pesos y ‘Juntos Haremos Historia’ (Morena, PES y PT) 451.36 millones de pesos. 
 
En relación a la elección de hace seis años, 2012, hubo un incremento real del 22 por ciento. 
 
Entre los cuatro candidatos registrados a la Presidencia de la República se gastaron, en dos meses de campaña (hasta el 28 de mayo pasado) 436 millones 827 mil 445 pesos. El más dispendioso, según sus propios informes, fue Ricardo Anaya (3.6 millones de pesos diarios y 219 millones 194 mil pesos en total). 
 
Anaya gastó tres veces más que sus tres oponentes. El candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, gastó 152 millones 886 mil 257.42 pesos; el de Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, 43 millones 602 mil 240.69 pesos y el “independiente”, Jaime Rodríguez Calderón, 21 millones 144 mil 383.12 pesos.  
 
La cifra total del gasto hasta el cierre de campañas, el pasado miércoles 27 de junio, es desde luego más alta en todos los casos. Los datos anteriores están calculados hasta el 28 de mayo anterior (cano.1979@live.com). 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER