ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
19, Septiembre 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
APUNTE
Una historia de infamias
18, Junio 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Ahora que un día sí y otro también, recibimos la andanada de insolencias trumpianas, conviene hacer memoria. Para entender la verdadera dimensión de lo que han sido las relaciones México-Estados Unidos, hay que recordar algunos (sólo unos cuantos) referentes incontestables.


El 11 de mayo de 1846, siendo presidente James K. Polk, Estados Unidos declaró la guerra a México con el motivo “formal” del conflicto texano-mexicano.
 
Antes, desde enero y sin declaración de por medio, el ejército norteamericano había ocupado los puertos de San Francisco, California (estado que pertenecía a nuestro país), Mazatlán y Acapulco.
 
También sin previa declaración de hostilidades, el 27 de marzo de ese mismo año, los estadounidenses tomaron el puerto de Veracruz luego de disparar más de 6 mil 700 proyectiles sobre la población civil. En septiembre cayó la ciudad de México y los soldados del “vecino del norte” incurrieron en tal pillaje que ni los templos se escaparon.
 
Durante la ocupación, Polk estableció impuestos extraordinarios a los mexicanos argumentando “derecho de conquista” y que la población era sujeta de “vasallaje temporal”. Cuando las hostilidades cesaron oficialmente, el general Winfield Scott permitió que su tropa agrediera a la población y ordenó azotar a los rebeldes en la calle.
 
SEGÚN USA, MÉXICO ES “UNA NACIÓN DE BANDIDOS”
El 19 de abril de 1914, Woodrow Wilson obtuvo autorización del Congreso yanqui para emplear la fuerza en México y, dos días después, mil 500 soldados, perfectamente armados, se posesionaron de Veracruz. El 21 de abril, 300 mexicanos fueron asesinados por los agresores extranjeros.
 
En 1919, México no fue admitido en la recién creada Sociedad de las Naciones (antecedente de la ONU) por presiones directas de Washington; años después, cuando la expropiación petrolera, el diputado Joseph Kennedy, fundador de la famosa dinastía, dijo que México era “una nación de bandidos”. En realidad, lo siguen creyendo.
 
James Monroe fue presidente de los Estados Unidos entre 1817 y 1825. Fue el creador de la llamada “doctrina” que lleva su nombre y se le atribuye la frase “América para los americanos”. Desde entonces, ese país ha venido asumiendo que América le pertenece y esa es la perspectiva que guía sus actos.
 
LA IGNORANCIA DE LA HISTORIA
Por eso, pretender que México navegue entre los designios estadunidenses (que lo hace en buena medida) porque “conviene” a la nación, es una soberana tontería. Hay, además, una profunda ignorancia de los antecedentes históricos y una deshonesta marginación de los términos en que se han otorgado, desde siempre, los “apoyos” de la metrópoli.
 
Estados Unidos tiene a su favor (por si algo le faltara) que los gobiernos mexicanos han sido de suyo corruptos, aparte de ineficaces para proteger los intereses nacionales.
 
El trato histórico está caracterizado por el abuso, la imposición del más fuerte, la prepotencia y el menosprecio. En los tiempos que corren la diplomacia impone ciertos matices, cambios de apariencia, pero el signo profundo se mantiene y sale a flote en cualquier oportunidad.
 
Tanto “republicanos” como “demócratas” del vecino país (lo de Trump no es nuevo, ni original) son representantes genuinos del “espíritu anglo” que desprecia todo lo mexicano. Ahora no se nos azota en la calle, como ordenó el general Scott, pero a los indocumentados se les sigue asesinando, sus familias desmembradas y muchos orates neonazis, lamentablemente, lo festejan.
 
En realidad, casi nada ha cambiado, con uno u otro (y lo demás son palabras simples y vacías).
 
OTRA DE LAS ENCUESTAS
Uno de nuestros lectores asiduos, Juan Pablo Ortiz, también investigador en ciencias sociales, nos envía una encuesta que realizó el pasado miércoles 13 del mes en curso, un día después del tercer (y afortunadamente último) debate entre los candidatos presidenciales.
 
Se hicieron, nos dice, 300 entrevistas (directas y presenciales) en la plazuela Obregón y frente a Catedral de Culiacán, sobre la preferencia electoral entre los candidatos a la presidencia y al Senado de la República por Sinaloa. 
 
Resultados para presidente: 72% AMLO (Morena); 11% Anaya (PAN); 5% Meade (PRI); menos del uno por ciento, Rodríguez Calderón y 11% indecisos. Senado Sinaloa: 37% Rocha (Morena); 21% Clouthier (independiente); 20% Melesio Cuén (PAN) 12% Zamora (PRI) y 10% indecisos. Las muestras fueron completamente aleatorias, aclara.
 
Lo que realmente suceda, ya falta poco para saberlo.
 
EN EL TINTERO
-Casi milagro, pero México le ganó al campeón mundial de futbol, Alemania, en su primer partido mundialista, ayer en Moscú. Que siga así, es la esperanza de millones de mexicanos, en el paliativo emocional siquiera ante tanta tragedia.
 
-Y a ver cómo se cuelgan de eso los infumables candidatos de todos colores. (cano.1979@live.com). 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
El Fuerte, Pueblo Mágico de recreación ilimitada
El Fuerte, Pueblo Mágico de recreación ilimitada
El Fuerte, Pueblo Mágico de recreación ilimitada
Sinaloa, un destino con experiencias ilimitadas
Que el gas no se te escape… y el dinero tampoco
Temen locatarios del Mercado Independencia ser víctimas de robo
Muere bebé que dejaron en carro
Agosto 2018
Niños quemados fueron aceptados en Sacramento
Abuelitos, bailaron y cantaron en el festejo por su día
¡Insólito! Se forma tornado en el puerto de Mazatlán
Retumba la tambora en pasarelas, México gana Mini Universo Internacional
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER