ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
15, Octubre 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
Una boda republicana
04, Octubre 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

La trompeta del mariachi, con su brillo occidental, sonó para surcar los aires desafiando la quietud y los pulmones del ejecutante. Espantó a las palomas que descansaban en lo alto de la iglesia, antes de que los novios se dieran el sí en la enorme catedral. 

 
La ciudad los vio cruzar sus avenidas y atestiguó la dicha. El salón de recepción esperaba como un pasadizo a otro mundo donde todo es distinto y resplandeciente: como un cuento de hadas, donde los protagonistas son iluminados con haz de luz que cae del cielo.
 
Dentro del salón, un enorme adorno de miles de flores, justo arriba del centro de la pista de baile, hacían presa a la belleza en un acto de soberbia. La iluminación es el camuflaje de las flores, pensé al ver las fotografías de aquella boda que un diario de circulación nacional publicó en su portal. Pude ver, en la siguiente instantánea, que el salón resplandecía; que a lo largo y ancho de sus corredores las guirnaldas asomaban sus aromas y un ir y venir de sabores se desprendían, de un menú hecho para los dioses del olimpo (esto lo imaginé).
 
A lo largo de un pasillo, con decorado rococó, la novia y el novio caminaba lentamente, mientras sobre los aires, una música diáfana y suave los guiaba al centro de la pista, donde las flores les daban la bienvenida, ahora, en un acto de respeto y humildad, mientras los invitados vitoreaban el nombre de los recién casados. Una lluvia de aplausos parecía ensordecer la música que parecía flotar. Lagrimas caían, en un desliz casi inoportuno, por las mejillas de los familiares y los amigos; y la felicidad se les acurrucaba en la piel, en las manos que aporreaban las manos; en el vaivén de la música; en la iluminación de las flores que tomaban distintos colores y que parecían sincronizarse con el adagio; que se metía en el menú de langostas; en las casi diez mil flores que emanaban sus mejores aromas. El orgullo les germinaba como el brillo de la trompeta antes de ahuyentar palomas; como la blancura del vestido de la novia confeccionado con millones de hilos de plata.
 
Antes de seguir con las imágenes, supe que esta era la boda; la señal que me indicaba el inicio de una era republicana para un pueblo no republicano. El comienzo de un reino instaurado en la austeridad; en la rigidez de la verdad; en la prontitud de la abstinencia. Una boda republicana para un pueblo manso, pensé, mientras cerraba con un clic tembloroso las páginas amarillistas de un medio nacional que cree que todo lo que brilla no es oro.
 
Twitter @EliudVelazquez 
Facebook Eliud Velázquez Barba
Correo calamarespejo@hotmail.com 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Espectacular inauguración en el nuevo Teodoro Mariscal
Espectacular inauguración en el nuevo Teodoro Mariscal
Espectacular inauguración en el nuevo Teodoro Mariscal
Inició la fiesta de la LMP en Culiacán
Olas arrastran a turistas en Arco de Cabo San Lucas
Se caen a pedazos techos de marquesinas de primaria
En Viñedos, del agua apestosa, salen gusanos con cola
Llega pantalla del TM: el estadio, al 90 por ciento; estará listo
¿Conoces las características de los nuevos billetes de 500 pesos?
Así luce el Emilio Ibarra a días de la inauguración
Septiembre 2018
Familias disfrutan de pedestre RSN; un éxito total
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER