ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
22, Septiembre 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
24, Mayo 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Encendí el televisor. Fui "zapeando" entre canales, en la bochornosa selva informativa y manipulada, hasta encontrar el viejo canal de siempre, el reconocido por la inmensa mayoría. El debate entre candidatos a la presidencia de la república estaba a punto de comenzar. Dos acartonados periodistas luchaban con sus fantasmas tratando de agradar a millones de televidentes y radioescuchas, como tejiendo una azarosa carnada para atrapar al más débil. Pero la sorpresa no estaba ahí. Se escondía bajo el azar del desconocimiento: un libro.

 
Es de llamar la atención que, desde el inicio de los debates electorales, en esta contienda, se esté luchando por los libros que se escriben, pero también por los que no se escriben. Todos conocemos la historia de esta pugna entre candidatos: libros que no se han leído, que no se han escrito, que se han escrito, pero sin título; libros en editorial, pero sin fecha de impresión. Un largo etcétera se acomoda después.
 
¿Qué los hace pensar que con el simple hecho de escribir y publicar un libro los hará acreedores al voto multitudinario? Peor aún, lo libros que no han escrito pero que refirman la entelequia editorial ¿Qué santo bajará de los altos cielos y pondrá sobre nuestras conciencias las páginas de un libro como un sufragio? ¿Creen que por el hecho de tener escrito un libro, que tal vez no tiene título o contiene mentiras confinadas, números equivocados, propuestas que no benefician a nadie o falacia pura, yo, tú, el destinará su voto a cualesquiera de ellos? Ilusión misma de la política que se desbarata en ganarnos. ¿Escribir un libro es como saltar desde la noche hacia la luz o es un pequeño racimo de cielo guardado en la bolsa del pantalón? No lo creo.
 
En su libro “Movimiento perpetuo” el escritor guatemalteco Augusto Monterroso afirmaba que en su casa guardaban ciento de libros, de los cuales, decía, no los había leído todos, pero los conservaba para que si alguien entrara en su casa pensara que era un ser inteligente, erudito, un sabio: por el simple hecho de adornar su casa con un poco de papel impreso. No digamos de escribir.
 
Si esto fuera así de sencillo. Miles de escritores que deambulan entre la poesía y la crónica, la novela y el cuento, entre el ensayo y el artículo y que han lograda la hazaña (en un país sin lectores) de publicar un libro tendrían las puertas abiertas de las urnas electorales. Nada más falso.
 
En un país que se autocritica por la falta de lectores ¿A quién le harán falta los libros de los presidenciales? Pero dejemos que peleen el poder por un libro, que las urnas se empiezan a cerrar entre letra y letra, entre palabra y palabra.
 
 
Twitter @EliudVelazquez 
Facebook Eliud Velázquez Barba
Correo calamarespejo@hotmail.com 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Choix Pueblo Señorial de experiencias ilimitadas
Choix Pueblo Señorial de experiencias ilimitadas
Choix Pueblo Señorial de experiencias ilimitadas
El Fuerte, Pueblo Mágico de recreación ilimitada
Sinaloa, un destino con experiencias ilimitadas
Que el gas no se te escape… y el dinero tampoco
Temen locatarios del Mercado Independencia ser víctimas de robo
Muere bebé que dejaron en carro
Agosto 2018
Niños quemados fueron aceptados en Sacramento
Abuelitos, bailaron y cantaron en el festejo por su día
¡Insólito! Se forma tornado en el puerto de Mazatlán
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER