ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
17, Julio 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
APUNTE
Para no quedarse atrás...
08, Julio 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...
En Sinaloa se eligieron 24 diputados de mayoría relativa, 16 de representación proporcional (plurinominales); 18 presidentes municipales e igual número de síndicos procuradores; 84 regidores de mayoría relativa y 69 de representación proporcional, en total: 229 cargos. 
 
El presupuesto de 2018 del IEES es de 201 millones de pesos y cuenta con una “ampliación presupuestal” de 89 millones.
 
A los partidos políticos se les dio, de gasto ordinario para 2018, casi 110 millones de pesos; $32, 987,201.09 para gastos de campaña y $3’298,720.11 para actividades específicas. En total se llevaron, sólo de recursos del erario, 146 millones 243 mil 258.17 pesos.
 
Los partidos con los mayores montos fueron: PRI, 44 millones 320 mil 325 pesos; PAS, 25 millones 830 mil pesos; PAN, 24 millones 778 mil; Morena, casi 11 millones; Nueva Alianza y PRD, más de 9 millones cada uno; el llamado Verde, casi nueve millones y para todos los independientes (no para cada uno) únicamente 659 mil 744.02 pesos. 
 
EN MATERIA DE ELECCIONES TODAVÍA NOS FALTA MUCHO
No tan de paso, la elección en Sinaloa, al igual que la nacional, pasó por los mismos despropósitos de las anteriores: sobre burocratismo en las casillas, ausentismo en otras; protagonismo impropio de representantes de partido; retrasos y tardanzas innecesarias que provocaban filas y, desde luego, molestia de los ciudadanos.
 
Acusaciones sin fundamento al nivel de habladas sin ton ni son y problemas reales en varias partes, pero sin actores que se atrevieran a la denuncia. 
 
Aparte están los evidentes excesos de una legislación electoral que tiene mucho de ocurrencias de diputados y senadores que de pronto se sienten justificados por la sospecha, lo que da lugar a excesos, por más que las corruptelas sigan siendo comunes en nuestro país. 
 
A causa de esas normas (algunas rondan lo atrabiliario) muchos ciudadanos quedaron sin votar porque “se acabaron las boletas” y nada se puede hacer; otros no encontraron su casilla y algunos más eran vigilados por inefables representantes de partidos como si de entrar al edificio de la CIA trumpiana se tratara. 
 
LA MONEDA ESTÁ EN EL AIRE
Ya se hizo algo ciertamente inédito y de la mayor importancia, pero en realidad viene lo más difícil: estar a la altura de las expectativas y cumplirle a un pueblo que ha depositado todas sus esperanzas en la promesa del cambio. 
 
De hecho, estamos ante la última apuesta del pueblo mexicano a ese cambio posible por la vía democrática. Dentro de los meses posteriores a la toma de posesión del nuevo presidente, si no es que antes, sabremos si las opciones por esa vía se agotaron o no.   
 
No se puede ignorar que AMLO jaló incluso a muchos que no debería haber jalado y personajes de muy dudosa credibilidad han obtenido el triunfo gracias al poder de convocatoria del tabasqueño (además del hartazgo popular que lo enfiló al triunfo).
 
Imposible soslayar q ue el motor principal del movimiento arrollador en favor de AMLO ha sido la indignación de un pueblo y el tajante rechazo a un sistema en manos de unos pocos privilegiados y corruptos (del que, por cierto, López Obrador no ha tomado la suficiente distancia).
 
Precisamente, a la profunda inconformidad ciudadana y a López Obrador le deben no pocos arribistas (las y los) su nueva posición y no a méritos propios.
 
Por esa circunstancia, que se ha dado en muchas partes del país, los nuevos gobiernos y representaciones deberán estar bajo permanente escrutinio ciudadano. Aparte de la presidencia, más de 56 millones de los mexicanos estaremos gobernados por el partido Morena y sus aliados. El reto es grande.
 
También, es imprescindible que se capacite y mejore a muchísimos de los ganadores de la contienda en diputaciones, senadurías, alcaldías y hasta algún gobernador (morelense).
 
Vamos a ver qué sigue y si la esperanza del pueblo mexicano se proyecta en referentes evaluables, ver si AMLO es capaz de responder a las expectativas que lo llevaron a un triunfo inédito y cumple lo prometido. 
 
EN EL TINTERO
-Se nos ha preguntado sobre la actitud, y estrategias, que el gobierno de Quirino Ordaz deberá asumir ante lo que pasó en la elección. Harán falta muy buenos asesores y, por lo pronto, una prudente espera. Así son estas cosas.
 
-Sin remedio a la vista (vamos a ver que “visión” tendría al respecto el alcalde que viene) la ciudad de Culiacán es caótica al extremo, sin planeación, saturada de topes innecesarios, sin señales adecuadas, las calles sin nombre y, en suma, un reverendo desmadre vial. A ver qué sigue. 
 
-Sigue la inefable GNP de los Bailleres (de los más ricos de México, ahora invitados de AMLO a una figuración) rehuyendo su responsabilidad en el caso del siniestro número 62992342, ocurrido en la ciudad de Culiacán el 19 de agosto de 2016, “cuando ni siquiera pagó la grúa para llevar el carro al taller”, se nos informa. Para eso cuentan con la complicidad de condusefes, profecos y juzgados. (cano.1979@live.com). 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER