ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
23, Julio 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
Obras mal hechas
25, Junio 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

La destrucción de toda la infraestructura creada hace unos 12 años en lo que fue el parque “Alameda”, en la margen izquierda del río Sinaloa a la altura del puente “Pepe Chuy Sánchez Camacho”, no debe hacer que olvidemos la incapacidad, negligencia o franca corrupción de gobiernos locales al planear y gestionar la obra pública.

 
Entre 2006 y 2007, bajo la presidencia municipal de Domingo Ramírez Armenta y Blas Rubio, este último en la cobertura del interinato tras la licencia del primero para el intento fallido de ser diputado local, se hizo una fuerte inversión en la construcción de instalaciones en ese punto.
 
Ese dinero prácticamente se tiró a la basura, y si alguien ganó fue la compañía constructora que hizo los trabajos y quienes se repartieron los moches por la misma. 
 
Nadie más, porque jamás se usaron esas instalaciones. Siempre estuvieron vacías, y ante el abandono casi de inmediato inició su desmantelamiento vía rapiña.
 
Es increíble que los alcaldes o funcionarios del área no hayan sabido que esa obra quedaría dentro de los terrenos que se verían afectados por el ensanchamiento del río Sinaloa durante su desazolve. Y si lo supieron nada dijeron, dejaron que las cosas pasaran y la obra se hiciera pese a que a nadie beneficiaría.
 
Desde hace algunos días empezó la demolición formal. En vehículos oficiales del gobierno municipal trabajadores trataban de rescatar algo que pudiera servir, principalmente estructuras metálicas.
 
Hoy por la mañana pasé por ese sitio. Maquinaria pesada está limpiando para no dejar vestigio alguno de una atrocidad administrativa que pese a su gravedad no hay acción alguna contra quienes fueron responsables. Por ahí va a pasar el puente elevado sobre el río Sinaloa, obra en la que se invierten más de 100 millones de pesos.
 
Lo que nos queda es esperar que esto sirva para que se acaben los vicios en la planeación de inversiones y no se incurra ya en este tipo de situaciones que lo mismo generan obras de pésima calidad y la pérdida de millonarios recursos públicos. 
 
Se han cometido tantas estupideces en planeación, que no puede ser creíble que sean por falta de conocimientos, y es donde entra la sospecha. Es evidente que en aras de hacer negocios con esas obras.
 
Vale la pena citar otros casos que denotan que hay fallas severas de planeación y supervisión correcta de la calidad de las obras.
 
Ahí está el famoso dren San Joachín fue creado para desfogar aguas pluviales, pero en el importamadrismo de algún gobernante, se le hizo fácil conectarlo al drenaje sanitario sin importarle poner en riesgo a cientos de familia de esa zona que por años vivieron soportando los fétidos olores.
 
Para corregir el problema, se autorizó una millonaria inversión con la cual se entubó la obra y se procedió a la urbanización del espacio. Pero algo evidentemente no se hizo bien y con una de las primeras lluvias fuertes la obra cedió y quedó inservible, tanto que ahora va de nuevo la inyección de recursos públicos para corregir una falla que nunca debió existir si las cosas se hubieran hecho correctamente.
 
Otra obra, el pavimento del bulevar Juan S. Millán, evidentemente presenta serias deficiencias técnicas de acuerdo al reconocimiento oficial de las propias autoridades municipales. La construcción no se hizo como debió.
 
En el dragado del río Sinaloa para aumentar su capacidad de conducción y reducir riesgo de inundaciones en zonas bajas de la ciudad, la inversión multianual fue millonaria, pero algo falló, porque alguien desde gobierno no hizo su trabajo y no se gestionaron los recursos para el mantenimiento recomendado.
 
Hoy el río está tan azolvado y enmontado como antes, lo que se ha provocado por la omisión de trabajos que debieron hacerse cada año.
 
Está el ejemplo de la pavimentación original del bulevar “Pedro Infante” a principios de los noventas sin tender antes la red de drenaje. Obvio, la obra tuvo que ser destruida y hecha de nuevo.
 
Están también el drenaje de la zona norte de la ciudad con serios problemas y la planta de agua potable que de haberse hecho todo bien desde hace años estaría en operación al 100 porciento.
 
Está claro que alguien se ha beneficiado con todas estas fallas, en lo económico y en lo político. Por eso la relevancia hoy para detener esos vicios que hacen que se pierda la de por sí escasa inversión pública que llega al municipio. No se puede seguir gobernando con tanta irresponsabilidad y sin que haya consecuencia para quienes no hacen las cosas como deben ser.
 
FACEBOOK Enrique Gutiérrez  
 
TWITTER @ENRIQUEGUTIERR
 
CORREO egutierrez@rsn.com.mx
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Precaución ¡Lo peor del calor no ha llegado!
Precaución ¡Lo peor del calor no ha llegado!
Precaución ¡Lo peor del calor no ha llegado!
El vandalismo ataca al parque lineal
La cerveza es lo más buscado en Mazatlán
CONDICIONES
Escuadrón acuático instruye a atender casos de ahogamiento
Exalcalde de Angostura protagoniza video de narcocorrido
Sin aire acondicionado, no hay aumento: mazatlecos
Pensábamos que estaba en una fosa común: Hermano
Empleados de CFE arriesgan su vida por restablecer servicio
Con apoyo de PC y PF viajeros varados retoman su camino a Chiapas
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER