ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
17, Julio 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
Es realidad, no pesadilla
04, Julio 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Ni en la peor de sus pesadillas priistas, panistas y pasistas de Sinaloa se ubicaban en la situación de desastre en la que quedaron luego del resultado de la elección del pasado domingo.

 
Los números y antecedentes recientes les planteaban otros escenarios. Cuando menos eso creían ellos.
 
Y hacían sus cuentas. En las elecciones locales de 2010 la alianza encabezada por el PAN ganó la gubernatura con el 51.84 porciento de la votación, 8 alcaldías y 9 distritos locales, mientras que el PRI y su alianza 15 distritos locales y 10 presidencias municipales. No existían aún ni Morena ni el Partido Sinaloense.
 
Tres años después, en 2013, el PRI y sus partidos aliados ganaron 15 alcaldías y 19 distritos electorales, mientras que la alianza PAN-PRD-PT-MC 3 presidencias municipales y 3 diputaciones de mayoría relativa. Este proceso significó la primera incursión del PAS, que le fue excelente al lograr triunfos en dos distritos locales, uno en alianza con el PAN y otro con el PRI, además de alcanzar una votación superior al 12 porciento.
 
En 2016 el PRI en alianza con Nueva Alianza y Partido Verde recuperó la gubernatura de Sinaloa con el 41.73 porciento de la votación, contra solo el 17.6 porciento del PAN. El PAS en alianza con Movimiento Ciudadano alcanzó una extraordinaria votación del 26.0 porciento del total de sufragios emitidos.
 
Y en cuanto al mapa político de Sinaloa generado tras esa elección, el PRI y aliados ganaron 22 distritos electorales, dos el PAN y nada el PAS, aunque éste con derecho a varias posiciones por la vía plurinominal. Y en cuanto a las alcaldías, el PRI alcanzó 13 triunfos, contra 2 del PAN y 3 del PAS.
 
Fue la primera participación de Morena en una elección local, sin lograr ninguna alcaldía o diputación de mayoría relativa, pero si una votación del 5 porciento que le valió para 2 curules por la vía plurinominal.
 
Bajo esos números, para 2018 panistas, priistas y pasistas se manifestaban optimistas al considerar que en el peor de los casos perderían algunas posiciones, pero podrían mantenerse con buenos números en lo general.
 
Se equivocaron. Fue un duro golpe contra la realidad. En la elección del pasado domingo Morena les ganó la elección para presidente de la República, las dos primeras posiciones en el Senado de la República, los 7 distritos electorales federales, 19 diputaciones locales y 7 presidencias municipales, incluyendo las más grandes: Culiacán, Mazatlán, Ahome y Guasave.
 
Una verdadera paliza. Como no la habían tenido, y como nunca se lo imaginaron, PRI, PAN ni PAS. Y todo provocado por Morena, que hace dos años alcanzó solo el 5 porciento de la votación total emitida en el estado, el hartazgo de la gente, el fuerte rechazo a la clase política tradicional y, claro, el fenómeno Andrés Manuel López Obrador.
 
FACEBOOK Enrique Gutiérrez 
 
TWITTER @ENRIQUEGUTIERR
 
CORREO egutierrez@rsn.com.mx
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER