ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
18, Agosto 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
APUNTE
¿En los bueyes de mi compadre?
30, Julio 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Culiacán del caos vial, los baches y los topes, Sinaloa. Pasado el estrépito electoral (aunque a veces parece no terminar) es hora de que los actores políticos, ganadores y perdedores, se pongan a la altura del relativo avance democrático y procedan con la atingencia que el país, los estados y municipios requieren. 


La esperanza es grande y también cierta preocupación por algunas de las primeras señales del nuevo equipo gobernante del país, en todos los niveles.
 
No es posible soslayar que lo que puede llamarse una nueva generación de políticos (a pesar de los reciclados por demás conocidos de los que se exige, ahí sí, un cambio radical de conducta) estará a prueba y tendrá que demostrar en los hechos una genuina vocación de trabajo y congruencia con las expectativas del pueblo que los encumbró.
 
En los días, semanas y meses que vienen, antes de los cambios efectivos de estafeta, tanto en los gobiernos como en las cámaras, deberán tener sumo cuidado en no festinar lo que ahora son simples propuestas e ideas que, siendo recuperables de suyo, tienen que pasar la prueba de lo fáctico en la esfera de lo probable.
 
PARA NO EQUIVOCARSE
Afinar, planear con sumo cuidado, evaluar y considerar las opciones, es lo que se impone en este periodo previo. Dar por hechos consumados los anuncios y propósitos, sin más, no es una buena manera de atender la complejidad de los cambios necesarios.
 
De no ser así, los errores están al acecho y no por complots ni campañas descalificatorias, sino por la inevitable contrastación de lo probable y lo posible. La exageración y el otorgamiento de medallas cuando todavía no se inicia, es precisamente lo que ha caracterizado a los gobiernos anteriores en este país.
 
Por otra parte, y de la mayor importancia, la exigencia de rectitud, de honestidad y claridad en el manejo del erario y de la política en general, debe comenzar en el espacio propio, dejando atrás aquello de que se haga, pero en los bueyes de mi compadre.
 
El combate a la corrupción (que trae aparejada la impunidad) es un asunto de primera importancia que comparte el pueblo en su conjunto. Esa lucha, que será ardua, debe pasar también por los espacios propios. Ni caso en negar que a Morena llegaron muchos actores de lo que se debe combatir sin reservas.
 
La consecuencia entre el decir y el hacer es la mejor arma y a ello debe recurrir el gobierno de AMLO, su partido y los representantes emergentes de un proceso basado, fundamentalmente, en la indignación popular y el rechazo a lo de sobra conocido.
 
ES MUCHÍSIMO LO QUE SE REQUIERE
Se debe tener mucha claridad de que, en la víspera del cambio prometido, y anhelado, el panorama sigue siendo desolador: la sociedad en su conjunto y, por ende, todos y cada uno de sus sectores, sigue un tanto ajena a la problemática fundamental del país.
 
Si bien el rechazo a un sistema a todas luces injusto y corrupto abrió las puertas a un cambio por decenios deseado, el elemento aglutinador debe transformarse y rebasar de una vez por todas lo que caracterizó al régimen categóricamente derrotado en las urnas.
 
En los tiempos que vienen ya no puede operar lo de “dejar hacer y pasar” todo aquello que conviene; debe terminar lo de presentar “frentes” con el único elemento aglutinador del interés mezquino y coyuntural con el signo de los tiempos emergentes.
 
Los espacios deben ser de la inteligencia y la reflexión, de la crítica razonada, congruente y comprometida, no de la simulación, el ocultamiento y la complicidad.
 
EN EL TINTERO
-Para antes de irse, Hacienda aumentó los salarios de la alta burocracia y, precavidos que son, se hizo antes de la pasada elección. El incremento aplica desde junio, pero se les pagará con retroactividad a enero pasado.
 
-El movimiento, operado dos semanas antes de la elección presidencial, beneficia a 317 mil funcionarios. Un dineral.
 
-Hasta la Coparmex critica acremente a la SCJN: “es vergonzoso que se esté significando por su aversión a la transparencia. La reserva de información decretada sobre los gastos de alimentación, hospedaje, viáticos y transportación de los ministros”, lo que evidencia “la opacidad que alienta la corrupción creciente del Poder Judicial de la Federación’. Así es.
 
-Recordar (faltaba más, dirá el crítico lector) que en la clase empresarial se dan también múltiples casos de corrupción y opacidad. Nada más ver los contratos que signan, precisamente, con esas y otras instancias del Estado.
 
-No salen del marasmo priistas y panistas de Sinaloa. Enredados en reclamos y pleitos a destiempo, entre ellos mismos, siguen navegando sin rumbo. Va a estar muy difícil que se enderecen.
 
- ¿Superdelegados del nuevo ejecutivo federal en los estados? Por obvias razones hay bastante qué aclarar y al respecto abundaremos en nuestra siguiente entrega.
 
-Problema que no se resuelve sigue siendo nota, nos decía hace ya casi 50 años Don Gustavo D. Cañedo, en “La Voz de Sinaloa”. Vale para la caótica ciudad de Culiacán, sin remedio a la vista (vamos a ver con qué sale el alcalde que viene).
 
-Ni hablar: sigue la inefable GNP de los Bailleres (de los más ricos de México, ahora invitados al amor y la paz por AMLO) rehuyendo su responsabilidad en el caso del siniestro número 62992342, ocurrido en la ciudad de Culiacán el 19 de agosto de 2016, “cuando ni siquiera pagó la grúa para llevar el carro al taller”, se nos pide insistir. Para eso cuentan con la complicidad de condusefes, profecos y juzgados.
(cano.1979@live.com). 
No hay columnas
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER