ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
18, Octubre 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
El exilio que viene
15, Septiembre 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

…no los han expulsado aún de la pesadilla. Viven dentro de ella y se dieron cuenta que están sumergidos en un letargo que les amarga la boca y la lengua, que les arranca la tranquilidad y les desbarata las ansias. Han escuchado en la calle los murmullos feroces de las lenguas ocultas que hablan sobre ellos, de su actuar, de sus omisiones, de su desfachatez, de su insensatez; de los errores que cometieron a nombre de la patria. Y han escuchado maldecir sobre sus nombres como un estigma, como una sombra, como la letra escarlata sobre el pecho: brillante, ardiente y roja. Un ardor que los marca como reces del magnate que los mantuvo, ahí, en el poder por 3 o 6 años, sin medir las consecuencias.

 
Hoy, a pocos días de que se vayan, un dolor enorme les recorre el cuerpo, como un ácido corrosivo que desintegra las fibras de la piel y una llaga se les acrecienta en las manos como una venganza por todos los desvalidos y necesitados que han dejado en el olvido, que han sentenciado a mendigar; por las venganzas políticas que ensalzaron en nombre de una democracia muerta; por las fechorías cometidas a nombre de su partido; por las manos levantadas en las cámaras o en el cabildo en contra de la justicia; por el derroche de los dineros públicos hasta llenar lo bolsillos propios y de los suyos; por las mentiras que ilusionaron a propios y extraños y que hoy arrojan por la borda.
 
Por lo pronto siguen agarrados a una tabla salvadora que el tiempo empieza a mermar; se han dado cuenta que la fortaleza, que no sabían de donde surgía empieza a enflaquecer. Pero falta tiempo, unos meses quizás, para que el ardor sea una manta que les cubra el cuerpo.
 
Hoy, tomé el primer camión que pasó por mi calle rumbo al trabajo. La mañana era gris y calurosa. El murmullo de los pasajeros se confundió con el rugir de los motores y la voz del locutor de radio era un amasijo de chillidos. No supe cuando el silencio se nos enrolló en los asientos del autobús. El locutor de la estación de radio local sentenciaba el próximo cambio de diputados locales; de la llegada de otros políticos, del relevo “democrático”. Alguien, desde su asiento, lanzó la consigo que nos hizo unirnos en hermandad, levantarnos en clamor, como si la justicia hubiese vivido debajo de nuestra cama: ¡Qué bueno que ya se van! 
 
No los han expulsado aún de la pesadilla, dije entre dientes, y me acomodé en mi asiento, mientras el rugir del camión se confundía con los minutos del día y con los demás murmullos y me puse a pensar… 
 
 
Twitter @EliudVelazquez 
Facebook Eliud Velázquez Barba
Correo calamarespejo@hotmail.com 
 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Mira lo que hace este hombre luego de alimentar a los perritos
Mira lo que hace este hombre luego de alimentar a los perritos
Mira lo que hace este hombre luego de alimentar a los perritos
Indigna entrega de colchones en mal estado en Sinaloa
Espectacular inauguración en el nuevo Teodoro Mariscal
Inició la fiesta de la LMP en Culiacán
Olas arrastran a turistas en Arco de Cabo San Lucas
Se caen a pedazos techos de marquesinas de primaria
En Viñedos, del agua apestosa, salen gusanos con cola
Llega pantalla del TM: el estadio, al 90 por ciento; estará listo
¿Conoces las características de los nuevos billetes de 500 pesos?
Así luce el Emilio Ibarra a días de la inauguración
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER