ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
22, Septiembre 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
El cuerpo del mundo
22, Junio 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Transitábamos una avenida inmensa, llena de luces, brillos y sonidos de un sábado por la noche. Uno de mis hijos, obligado por una circunstancia que desconozco, bajó el vidrio de su puerta de pasajero del auto. Frunció el ceño, se quedó pensativo y el sopor de la noche se le metió por la nariz, hasta calarle profundamente en el cerebro (me comentaría después). 

Huele muy feo allá afuera- dijo, mientras arrugaba la nariz en total desaprobación y titubeaba en subir el cristal para alejar la pestilencia que según él era insoportable, pero que ya había entrado en el auto. 

Lo vi por el espejo retrovisor; su cara se arrugaba ante el sopor, que venía desde afuera hacia el automóvil a causa de los calores de julio, por el tráfico diario y el humo de los escapes; decidí acotarlo con un pensamiento que me daba vueltas desde hace días, una herida sutil y pretenciosa que se repetía en noticieros de televisión, en la radio, en el papel de los periódicos, en la pantalla de mi computadora; aproveché el “pase” al espacio. 

- Es el mundo, así huele últimamente, algo anda mal que lo hace un hedor constante- le contesté y levanté los hombros para luego aferrarme al volante y seguir esquivando autos. Descansé ante el exorcismo; como quien suelta el veneno que le amarga la vida. 

Y de ese cotidiano pasaje entre un hijo y su padre logré reafirmar mi pensamiento de días atrás; abrir las fosas nasales como nunca lo había imaginado (y que la pestilencia me calara en el cerebro como a mi hijo); darme cuenta que algo, realmente, huele mal. Que el cuerpo del mundo está en putrefacción. Que el mundo es un cuerpo arrojado al fondo del barranco, en espera de que nadie lo encuentre y se descarne poco a poco: entre el tiempo y los gusanos, entre la violencia, la desolación, el olvido, la incertidumbre… 

Apesta el cuerpo del mundo como una frontera marginada en donde se siembran y cosechan cadáveres. Huele a sangre rancia que los rayos del sol han petrificado sobre las calles y las banquetas. Hay un hedor que viene del cuerpo del mundo que nos hace pensar que todo está en un hoyo: ese pequeño infierno en la tierra, donde no hay razón ni máscaras, ni sombras, ni rostros. 

Hedor del cuerpo del mundo no parece detenerse y no hay tiempo para el silencio. No debe haber una demora más. Es justo y necesario arrojar al asesino de este mundo por la borda del barco, porque si no, hará que todos sucumbamos en las heladas aguas del desespero. 

Seguí manejando entre la pestilencia, con la nariz entumecida. 

  
Twitter @EliudVelazquez 

Facebook Eliud Velázquez Barba 

Correo calamarespejo@hotmail.com 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Choix Pueblo Señorial de experiencias ilimitadas
Choix Pueblo Señorial de experiencias ilimitadas
Choix Pueblo Señorial de experiencias ilimitadas
El Fuerte, Pueblo Mágico de recreación ilimitada
Sinaloa, un destino con experiencias ilimitadas
Que el gas no se te escape… y el dinero tampoco
Temen locatarios del Mercado Independencia ser víctimas de robo
Muere bebé que dejaron en carro
Agosto 2018
Niños quemados fueron aceptados en Sacramento
Abuelitos, bailaron y cantaron en el festejo por su día
¡Insólito! Se forma tornado en el puerto de Mazatlán
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER