ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
20, Octubre 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
Camisa de fuerza
28, Septiembre 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

El momento ni la expectativa pintan bien para las finanzas municipales de Guasave.

 
Solo dos botones de muestra: Uno, el convenio con la empresa Paguitos para pagar mensualmente una deuda de arriba de 30 millones de pesos, dinero que en la administración del alcalde Armando Leyson Castro se les descontó a los trabajadores y jamás se entregó al destinatario.
 
La comuna era solo retenedora de ese recurso descontado a los empleados que se habían endeudado con la empresa. Nunca se le entregó el dinero a la misma, por lo que esta llevó el caso a los tribunales.
 
¿A quién se le ocurre, y porqué, cobrarles ese dinero a los trabajadores y disponer de él sin que tan siquiera fuera dinero público?
 
El 10 de marzo de 2017 se condenó al Ayuntamiento de Guasave a pagar lo reclamado por “Paguitos” en el expediente 764/2016 llevado por el Juzgado LII de lo civil del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.
 
Luego, con fecha del 6 de agosto de 2018 se confirmó la sentencia y ordenando el pago de las retenciones efectuadas a los trabajadores por el importe de 30 millones 533 mil 229 pesos, más 2 millones 479 mil 298 pesos por intereses y gastos administrativos.
 
Ante esta situación, sin tener otras opciones, el actual gobierno presidido por Diana Armenta convenió el pasado 10 de septiembre, mediante acuerdo de cabildo, el pago de 550 mil pesos mensuales durante los próximo 48 meses. Luego, a partir del 1 de octubre de 2020 se pagarán 1 millón 100 mil pesos mensuales durante 17 meses, más un pago único de 1 millón 100 mil 247 pesos.
 
Otro caso es de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guasave (Jumapag), a la que la Secretaría de Hacienda le congeló todas las cuentas, por una deuda de 18 millones de pesos por la omisión en el pago de impuestos durante 2014.
 
¿A qué funcionario, en su sano juicio, con conocimiento o sin él, se le ocurre incumplir con algo tan elemental como el pago de los impuestos correspondiente al fisco?
 
Y hasta este momento ni un solo funcionario de los que intervinieron en estos desaseados asuntos ha recibido sanción alguna, ya no reparación del daño, ni tan siquiera de inhabilitación para ocupar un cargo de nuevo en la administración pública.
 
¿Por qué funcionarios han incurrido en estas barbaridades? Creo que por la certeza de impunidad.
 
Pero hay más factores que agravan el escenario. Agréguese el descuento directo que le están haciendo al Ayuntamiento de lo que le corresponde de las partidas federales para el pago de deudas como la que se contrajo por la controvertida compra de las famosas lámparas LED, también, para variar, en la administración municipal pasada.
 
El problema es bastante serio. Diana Armenta ciertamente recibió un gobierno en crisis, con fuertes deudas y carencias, imposibilitado para pagar cosas tan elementales como el sueldo de los trabajadores y cumplir con proveedores.
 
Más o menos parecía que se salía adelante, esto gracias a la intervención directa del gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, que canalizó recursos importantes para el rescate.
 
Sin los casos de Paguitos y Jumapag, podría pensarse en una situación manejable la que recibiría Aurelia Leal dentro de un mes al asumir la alcaldía, incluso mucho mejor que la que recibió Diana Armenta de Armando Leyson.
 
Pero con lo que estos dos asuntos representan, se observa muy difícil el manejo de las finanzas municipales sin un apoyo extraordinario del estado o de la federación.
 
Es el gobierno en bancarrota, y la colocación de una especie de camisa de fuerza a la próxima alcaldesa para cualquier margen de maniobra, por cierto una camisa de fuerza elaborada desde un gobierno al que ella electoralmente ayudó a llegar, el de Armando Leyson, y del que también formó parte, sin que ello implique que haya incurrido en malos manejos en el desempeño de su cargo.
 
¿Cómo le van a hacer para evitar que se paralice el gobierno municipal? Ese es el reto.
 
El lastre se siente muy pesado y exigirá al máximo a la próxima presidente municipal y a su equipo que integre al área de finanzas. No parece que haya motivo, en este momento, para estar muy contentos.
 
FACEBOOK Enrique Gutiérrez  
 
TWITTER @ENRIQUEGUTIERR
 
CORREO egutierrez@rsn.com.mx
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
‘Ese día mi casita se ahogó’
‘Ese día mi casita se ahogó’
‘Ese día mi casita se ahogó’
Mira lo que hace este hombre luego de alimentar a los perritos
Indigna entrega de colchones en mal estado en Sinaloa
Espectacular inauguración en el nuevo Teodoro Mariscal
Inició la fiesta de la LMP en Culiacán
Olas arrastran a turistas en Arco de Cabo San Lucas
Se caen a pedazos techos de marquesinas de primaria
En Viñedos, del agua apestosa, salen gusanos con cola
Llega pantalla del TM: el estadio, al 90 por ciento; estará listo
¿Conoces las características de los nuevos billetes de 500 pesos?
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER